Cannes-Francia.- Aprovechando que Woody Allen inauguraba hoy el Festival de Cannes con su nueva película, su hijo Ronan Farrow criticó de nuevo por los abusos sexuales cometidos contra su hermana Dylan y denunció el silencio de la prensa ante estos hechos.

“Mi padre, Woody Allen, y el peligro de las preguntas no preguntadas” es el título de la columna de Farrow al mismo tiempo que el realizador presentaba “Café Society” en Cannes.

Ronan Farrow recuerda la historia de su hermana, el hecho de que él tampoco la apoyó como debería haberlo hecho cuando la historia salió a la luz.

 habla del abuso de Woody Allen contra Dylan

“Inicialmente, le rogué a mi hermana que no hiciera su historia pública y que evitara hablar con la prensa sobre ello. Me avergüenzo de eso, también Incluso ahora, vacilé antes de aceptar la invitación de The Hollywood Reporter para escribir esta columna, sabiendo que podría desencadenar otra ronda de difamación contra mi hermana, mi madre o contra mí mismo”, afirma el joven.

Pero, agrega, “cuando Dylan explicó su agonía en medio de una ola de poderosas voces que no tomaban en serio sus alegaciones, con la prensa deseando que la echaran a un lado y los temores que ella tenía por las chicas jóvenes potencialmente expuestas a un depredador, supe que tenía razón”.

Farrow resalta que la impunidad de actos como los que sufrió su hermana está acabando tanto a nivel legal como en los medios, pero no es suficiente, asegura.

“Esta noche, el Festival de Cannes arranca con una nueva película de Woody Allen. Habrá conferencias de prensa y una alfombra roja por la que pasaran mi padre y su esposa (mi hermana). Tendrá sus estrellas a su lado -Kristen Stewart, Blake Lively, Steve Carell, Jesse Eisenberg-. Pueden confiar en que la prensa no les va a hacer las preguntas difíciles. No es el momento, no es el lugar”.

También te podría interesar:   Coronavirus: El actor Dwayne 'The Rock' Johnson y su familia dan positivo covid-19

Ese silencio, agrega, “no es simplemente incorrecto”. “Es peligroso” porque “se envía un mensaje a las víctimas de que no vale la pena la angustia de seguir adelante. Se envía un mensaje acerca de lo que somos como sociedad, lo que vamos a pasar por alto, que vamos a ignorar, qué importa y qué no”.

Parte del caso.-La actriz Mia Farrow pidió que nunca se dejara solo a Woody Allen con su hija adoptada Dylan, de 7 años de edad.

En los dos últimos años, fuentes cercanas a Farrow dicen que la actriz habría comentado un supuesto comportamiento paternal inapropiado de Allen hacia Dylan con la doctora Susan Coates, psicóloga infantil.

Si ella intentaba ir a jugar, él la seguía de habitación en habitación, o se sentaba a mirarla. Durante el año escolar, Allen siempre llegaba temprano a la casa que Mia Farrow tenía en el West Side de Nueva York y se sentaba en la cama de Dylan, mirando a la pequeña y esperando a que se despertase para llevarla al colegio.

En su fiesta de cumpleaños, el julio pasado en la casa de campo de Farrow en Bridgewater, Connecticut, Allen prometió que se mantendría alejado de la mesa de los niños para que Dylan pudiera disfrutar de la fiesta con sus amigos, pero el director parecía incapaz de cumplir su palabra.

 

Destacar el comportamiento de alguien durante una fiesta de cumpleaños puede parecer trivial en el mejor de los casos. Sin embargo a la doctora Coates, que casualmente se encontraba en la casa para tratar a otro de sus hijos, le bastó presenciar una breve demostración de cariño entre padre e hija para abordar la cuestión con Mia, una conversación que acabó con Woody Allen accediendo a tratar el tema con un terapeuta.

También te podría interesar:   Fallece el actor Chadwick Boseman protagonista de “Black Panther” a los 43 años

dylan

En ese momento Coates no sabía que, según varias fuentes, un Woody Allen en ropa interior habría llevado a Dylan a su cama para entrelazar su cuerpo con el de ella; o que habría chupado su pulgar; o que a menudo, cuando Dylan lo visitaba en su apartamento, él la llevaría directamente al dormitorio para meterla en la cama y jugar.

Allen habría llamado a Farrow aguafiestas cuando esta se opuso a lo que ella calificaba de “cortejo”. Mia comentaba a sus allegados que él se defendía diciendo que sus preocupaciones eran fruto de su mente enfermiza y que él estaba siendo simplemente cariñoso.

Durante un tiempo Mia reculó. Su amor por Woody siempre estuvo mezclado con miedo. El podía reducirla a una piltrafa cuando daba rienda suelta a su temperamento, pero además ella estaba intimidada ante él, que siempre se presentó como una persona moralmente superior.

 

Un día de verano en Connecticut, cuando Dylan tenía 4 años; Woody le estaba echando crema protectora en su cuerpo desnudo cuando su comportamiento alarmó a la madre de Mia, la actriz Maureen O’Sullivan, y a su hermana, Tisa Farrow. Allen empezó a frotar su dedo en la hendidura de las nalgas de la pequeña. Mia le quitó la crema y O’Sullivan le preguntó:“¿Cómo quieres ser recordado por tus hijos?”, a lo que Woody respondió, Como un buen padre”. Bueno, eso si que es interesante, le contestó una vez más su suegra. “Solo duró unos segundos pero fue definitivamente raro” recuerda Tisa Farrow.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.