SD. El ex embajador en Washington, doctor Flavio Darío Espinal, sugirió a la República Dominicana que de ser necesario lleve la queja de la agresión de que fue objeto el Consulado dominicano en Puerto Príncipe a la dirección de la Minustah y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que se pueda cubrir parte de la protección de las embajadas.

Calificó como inaceptable e intolerable que el Gobierno haitiano y la Minustah, que está presente en esa nación por un mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, no brinden la debida protección a las misiones diplomáticas y consulados de la República Dominicana en Haití.

Entrevistado por el periodista Federico Méndez, en el programa Esferas de Poder, que se transmite los domingos de 5:00 a 6:00 de la tarde, por Santo Domingo TV, solicitó mantener la firmeza de la exigencia de que las embajadas y consulados sean debidamente protegidas en Haití.

Afirmó que se les debe exigir a las autoridades haitianas que esa carta que están jugando que por ese camino no le irá bien ni a ellos ni a la República Dominicana.

Asimismo, exhortó al presidente haitiano, Michel Martelly, a manejar el tema con “cabeza fría” y ver el lenguaje que se va a utilizar y los comportamientos que se van a usar.

Espinal espera que también el nuevo embajador de Haití que vendrá a la República Dominicana contribuya a mejorar el clima de las relaciones entre ambas naciones.

Sostuvo que se debe crear un ambiente en que predomine la paz, que no haya violencia, las diferencias se diriman en la mesa y que ante cualquier situación que se produzca entre ambas naciones que origine violencia que no se le vaya a dar inmediatamente una connotación racial.

“Ese es un camino peligroso, riesgoso, que es irresponsable, que desata pasiones que no son buenas, entonces aquí hay que buscar y, como parte de todo esto, yo diría que espero que el presidente haitiano tenga esa cabeza fría, de entender que es el momento de hacer una parada aquí”, adujo.

Manifestó las autoridades haitianas y la Misión de de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) deben impedir la agresión a las misiones diplomáticas y consulares dominicanas.

“De modo que es de esperar que de ahora en adelante se dote de protección suficiente a nuestras misiones diplomáticas en Haití, para que los manifestantes ni cerca lleguen de esos puntos”, enfatizó.

El ex diplomático consideró que las manifestaciones de los haitianos en su país es un derecho que les asiste, pero la protección de las misiones diplomáticas es una responsabilidad de los Estados acreditantes.

Planteó que como el Estado haitiano tiene tantas dificultades para proveer seguridad, ha sido asistido durante años por la Minustah en virtud de diversos mandatos renovados por el Consejo de Seguridad de la ONU.

“De modo, que por ahí hay una situación que se le debe poner coto inmediato, freno, para que no se vuelva a repetir porque de lo contrario se pueden desencadenar situaciones impredecibles, que nos vamos a lamentar después, y los haitianos se van a lamentar también”, argumentó.

Advirtió que se trata de un elemento peligroso e irresponsable la posición del canciller haitiano, que en una carta de protesta acusó a la República Dominicana de practicar la xenofobia y el racismo.

“Desde la época de Aristide, esa carta, de acusar al Estado dominicano, al Gobierno dominicano, de fomentar el racismo y la xenofobia no se había usado”, acotó.

El experto en derecho constitucional precisó que el ex presidente Jean Bertrand  Aristide la utilizó en su momento esa carta en foros internacionales, con un tono completamente demagógico e irresponsable.

Indicó que esas acusaciones vienen en momentos que el Gobierno dominicano ha emprendido una serie de una serie de iniciativas para abordar una temática que había sido descuidada y dejada a un lado desde hace mucho tiempo, como es el Plan de Regularización Migratoria.

Recordó que en ese plan es completamente gratuito, donde no se les exige nada a los haitianos que quieren regularizar su situación.

Espinal defendió la posición asumida por la Cancillería frente a la situación originada en Haití y la carta de protesta del canciller haitiano, Duly Brutos.

“Es ciertamente una situación muy delicada, difícil, están influyendo varios factores en esta coyuntura que están relacionados uno con otros, pero es bueno delimitarlos”, subrayó.

Espinal criticó la agresión al Consulado dominicano, por parte de manifestantes haitianos en contra de la República Dominicana, accediendo a su espacio físico y quitando la Bandera Nacional y colocando la haitiana.

Afirmó que el Gobierno dominicano adoptó una posición correcta porque es inaceptable e intolerable que el Gobierno haitiano y la Minustah, que está presente en esa nación por un mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no brinden la debida protección a las misiones diplomáticas y consulados dominicanos. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí