Los zapatos planos “son los más difíciles para caminar con ellos y tener un porte divino y gracioso. Hacen a la mujer caminar como un reno”, explica el famoso diseñador de zapatos canario Manolo Blahnik.

En unas declaraciones al diario “Financial Times”, Blahnik señala que la última vez que se vio caminar bien a las mujeres con ese tipo de zapatos fue en los años cincuenta, algo que puede verse ahora en las películas.

Aunque hace todo tipo de tacones, Blahnik afirma que su altura favorita es la de tres centímetros.

“Tardé diez años en aprender a hacer un zapato como es debido, pero hasta ahora no he conseguido el zapato perfecto. Me he aproximado mucho, pero no lo he logrado. Es una tarea pendiente”, explica.

Blahnik, inventor del llamado “kitten heel” (tacón de gatita), afirma, sin embargo, que si fuera mujer, lo que más le importaría no serían los zapatos, sino el sombrero y los guantes.

“Llevaría un mes el mismo vestido, pero cambiaría de sombrero y de guantes. Bueno también tal vez de zapatos. Aunque son las joyas realmente, las que modifican el atuendo”, dice el profesor honorífico del Royal College of Art londinense.

“Algunos zapatos son tan extraños, tan vulgares. Odio esas plataformas que uno ve hoy en todas partes. Sólo buscan llamar la atención. Son suburbanas. Nunca haré una plataforma. Bueno, las hice en los años setenta, pero fue una mala experiencia”, recuerda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí