La rapidez con la que la nueva variante del COVID-19 sigue elevando el número de infecciones por coronavirus en distintas partes del mundo preocupa a expertos en EE. UU. pese a que todavía no es claro su grado de peligrosidad.

Dos semanas después de ser identificada por primera vez, la variante ómicron se ha encontrado en más de 15 países de todo el mundo y en más de 20 estados de Estados Unidos, según autoridades de salud.

Mientras sigue su avance, los científicos continúan investigando si esta nueva variante del coronavirus es más peligrosa que su predecesora, la delta.

El principal foco de preocupación, según expertos, radica en el alto número de mutaciones que presenta, en su alto potencial de transmisión y en que aún se desconoce qué tan susceptible es a las vacunas existentes

El director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan, dijo el martes que las vacunas que se tienen “han demostrado ser altamente efectivas contra todas las variantes hasta ahora”, por lo que no había una razón para esperar que no sea así con la ómicron.

Sin embargo, Ryan también reconoció que era posible que las vacunas existentes pudieran resultar “menos efectivas”, aunque recalcó que era «muy poco probable» que pudiera evadir por completo las protecciones de las vacunas.

«Los datos preliminares de Sudáfrica no indican que vayamos a tener una pérdida catastrófica de eficacia. De hecho, por el momento, es todo lo contrario», aseguró.

¿Cómo puedo protegerme de la nueva variante ómicron del coronavirus?

 

En Sudáfrica, uno de los dos países donde se identificó por primera vez, es cuatro veces más pronunciada que en las oleadas anteriores, los contagios por COVID-19 han pasado de 200 al día, a más de 16.000 durante el último fin de semana.

El experto cree que en solo un par semanas los científicos podrán precisar la potencia que tiene la variante ómicron con respecto a la delta.

“Ahora las reinfecciones parecen ser más comunes, lo que sugiere que el virus puede escapar a algunos aspectos de la inmunidad que tenemos para protegernos, después de habernos infectado”, explicó Willem Hanekom, director del Instituto de Investigación en Salud de África.

¿Qué pasa en EE. UU.?

 

El principal asesor contra el COVID-19 en la Casa Blanca, el doctor Anthony Fauci explicó esta semana que los primeros indicios dejan entrever que ómicron podría ser menos peligrosa que delta.

“Hasta ahora, no parece que tenga un grado de severidad muy grande”, apuntó Fauci. “Pero tenemos que ser realmente cuidadosos antes de hacer cualquier determinación de que es menos grave, o de que realmente no provoca una enfermedad grave, en comparación con la delta”.

La variante delta, de acuerdo con las autoridades de salud, sigue siendo la dominante en Estados Unidos, donde representa más del 99% de los casos, y sigue causando un alza en las hospitalizaciones en el norte del país.

OMS: medidas contra variante delta son buenas también para ómicron

Mientras tanto, el Departamento de Estado de EE. UU. ha pedido a los estadounidenses no viajar a cerca de una decena de países, entre ellos Francia y Portugal, al incluirlos entre los 83 destinos de alto riesgo por COVID-19, una medida cuestionada por la Organización Mundial de la Salud, pero defendida desde la Casa Blanca.

Por su parte los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han señalado que inclusive las personas completamente vacunadas corren el riesgo de infectarse y propagar esta nueva variante.

Jeff Zientz del equipo de respuesta al COVID-19 de la Casa Blanca justificó las medidas que la administración del presidente Joe Biden a tomado ante la llegada de esta nueva variante y dijo que adelantó que estas permanecerán “hasta que se tengan más respuestas”.

“Es una medida razonable por un período de tiempo razonable, y estamos continuamente reevaluando la política día a día», puntualizó.

Nuevas medidas

El lunes entró en vigor la regla que exige una prueba negativa del virus a todo viajero que pise territorio estadounidense, la prueba debe ser tomada 24 horas antes de embarcarse en el vuelo y se extiende incluso a los ciudadanos de EE. UU. que regresan del extranjero.

Además, las autoridades estadounidenses continúan pidiendo a los que aún no se han vacunado contra el COVID-19 que lo hagan y a los que ya lo hicieron que reciban la dosis de refuerzo. Así mismo, a nivel federal, siguen vigentes medidas como el usar mascarilla en interiores.

¿Qué necesitas saber sobre los nuevos requisitos para viajar a EE. UU.?

 

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, extendió el martes su mandato de vacunación al sector privado. Además propuso que los menores de edad (mayores de 5 años) tengan que presentar una prueba de vacunación para entrar a negocios como restaurantes y otros sitios públicos. La medida comenzará a ser efectiva el 27 de diciembre.

La infección de covid entre niños es extremadamente alta según la Academia Estadounidense de Pediatría, que reportó más de 133.000 casos de infantes contagiados la semana pasada.

*Con información de Divalizeh Cash, desde Washington DC, y la colaboración de Lenny Castro, desde San Francisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí