Bogotá,- El empresario hispanocolombiano Carlos Mattos llegó este miércoles a Bogotá extraditado por España para comparecer en un proceso que le siguen por presuntamente haber sobornado a una jueza para que adoptara medidas cautelares favorables a los intereses de Hyundai Colombia Automotriz, compañía de la que es exdelegado.

Migración Colombia confirmó que Mattos llegó al aeropuerto El Dorado de Bogotá custodiado por oficiales de la Interpol y que fue recibido por funcionarios de esta entidad que realizarán su proceso de control migratorio, así como validarán los requerimientos judiciales en su contra para dejarlo a disposición de las autoridades competentes.

El empresario, que viajó en un vuelo comercial de Iberia, tiene una orden de captura vigente en Colombia por los delitos de cohecho por dar y ofrecer en grado de autoría, utilización ilícita de redes de comunicaciones, acceso abusivo a un sistema informático y daño informático, según la Policía.

«Desde el 2018 estaba siendo buscado mundialmente (…) con circular azul y roja (de Interpol). Se cumple la extradición de esta persona solicitada con varias órdenes de captura en nuestro país», dijo el director de la Policía colombiana, general Jorge Luis Vargas.

El pasado 3 de noviembre, la Justicia española autorizó de nuevo la extradición del empresario después de que el Tribunal Constitucional español anulara hace un año la entrega por no constar determinados escritos de la Fiscalía colombiana con el necesario refrendo judicial y tras recibir la correspondiente documentación del país.

EL CASO DE MATTOS

La Fiscalía colombiana lo acusa de sobornar a funcionarios judiciales e ingenieros, que supuestamente ayudaron a acelerar el curso de una demanda en la que estaba implicado y lograr así que esta llegara al despacho del juez Reinaldo Huertas que fallaría a su favor.

Los hechos se remontan a 2015, cuando la compañía Hyundai Motor Company decidió quitar a la empresa de Mattos, Hyundai Colombia, la representación de la marca en el país.

El proceso en su contra se inició a raíz de que el empresario demandara en Colombia a Hyundai con el objeto de que se le reparara por los daños ocasionados por haberle retirado la representación de la marca.

Dos meses después de presentar la demanda, elaborada por un exmagistrado de la Sala Civil de la Corte Suprema, el juez Huertas falló a favor de Mattos, con lo cual se impidió a la multinacional la comercialización de sus vehículos con una compañía diferente a la del ahora reclamado.

Un juez colombiano le imputó en relación a estos hechos «delitos de cohecho por dar y ofrecer en grado de autoría, utilización ilícita de redes de comunicaciones, acceso abusivo a un sistema informático y daño informático».

Mattos permanecía en España desde 2018 y en ese país ha intentado con distintos argumentos, entre ellos una supuesta persecución política, detener la extradición.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí