Londres,- Un grupo de 63 diputados conservadores ha pedido este domingo al primer ministro británico, Boris Johnson, que elimine todas las restricciones impuestas por la pandemia para mayo, cuando se prevé haber vacunado a los ciudadanos más vulnerables.

En una carta al jefe del Gobierno, estos parlamentarios escépticos con el confinamiento exigen que se empiecen a suavizar las medidas el 8 de marzo, cuando el Ejecutivo aspira a reabrir los colegios, a fin de que en Pascua regresen los “pubs” y a finales de abril se hayan reactivado todos los sectores productivos.

En su texto, argumentan que, a partir del 8 de marzo, el Gobierno deberá “demostrar” al Parlamento que las medidas que permanezcan son proporcionadas e imprescindibles, precisando en un plan cómo afectan a la sociedad y la economía y cuándo serían anuladas, con el objetivo de eliminarlas por completo en mayo.

“La covid es una enfermedad seria y debemos controlarla. Pero, igual que la covid, los confinamientos y restricciones causan un daño social y de salud inmensos y tienen un impacto enorme en los medios de subsistencia de la gente”, afirman.

Estos diputados, de un total de 365 que tiene el Partido Conservador en la Cámara de los Comunes, pertenecen al llamado Grupo de Recuperación de la Covid, formado el pasado noviembre para oponer lo que consideran restricciones excesivas que pueden amenazar las libertades individuales.

Junto a la creciente presión dentro de su formación, Johnson afronta las demandas de las autoridades sanitarias y la comunidad científica, que instan a no retirar las medidas de contención antes de tiempo para no propiciar otro rebrote de la pandemia.

Aunque los datos de muertes y contagios indican que el confinamiento casi total aplicado desde enero está logrando frenar la propagación del virus en el Reino Unido, los expertos opinan que las cifras son aún demasiado altas para bajar la guardia.

Johnson prevé detallar el 22 de febrero una hoja de ruta hacia el desconfinamiento, pero mientras se mantienen las duras restricciones impuestas en territorio británico, donde el sábado se registraron 621 nuevos fallecimientos y 13.308 casos positivos.

Así, para evitar la entrada de variantes extranjeras muy contagiosas, desde mañana los viajeros procedentes de zonas de riesgo deberán cumplir cuarentena en un hotel bajo supervisión, mientras que todos los visitantes tendrán también que aislarse y hacerse pruebas diagnósticas antes y después de llegar a este país, so penas de multa y cárcel.

Por otra parte, el Gobierno conservador espera este lunes pasar a la segunda fase de su programa de vacunación, al cumplir el objetivo de haber inmunizado a los cuatro principales grupos vulnerables de la sociedad, en torno a 15 millones de personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí