Panamá,- Panamá sumó este viernes 615 nuevos casos de la COVID-19 y 13 muertes, que hacen un total de 100.330 contagios confirmados de la enfermedad y 2.140 defunciones acumuladas en 188 días de pandemia, informaron las autoridades sanitarias panameñas.

El Ministerio de Salud (Minsa) reportó que los hospitalizados a la fecha se contabilizan en 1.301, de ellos 169 en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y 1.132 en sala general, mientras que 23.566 personas están aisladas en sus casas y 465 han sido enviadas a hoteles-hospitales.

Desde que el pasado 9 de marzo se descubrió el primer caso de la enfermedad, en Panamá se han hecho 389.532 pruebas de detección de la COVID-19, de las que el 27,2 % han sido positivas.

Los test por millón de habitantes ascienden a 91.044, con 5.007 en aplicados en las últimas 24 horas, que dan una positividad de 12,3 %.

La constante de los fallecimientos según el rango de edad se sigue dando entre las personas de 60 a 70 años (1.013) y mayores de 80 (535).

El país centroamericano mantiene una de las tasas de letalidad de la enfermedad más bajas de la región, con un 2,1 %.

Las autoridades han destacado que el número de los pacientes hospitalizados mantiene una tendencia a la baja igual que las tasas de fallecimiento y de reproducción activa o propagación del virus.

Atribuyen este descenso en casos y muertes a las acciones de trazabilidad por parte del Minsa para dar con los contactos de casos positivos y cortar así la expansión del virus en las comunidades.

Esta disminución ha permitido a las autoridades idear un nuevo plan de reactivación económica que establece cada semana la apertura de sectores y el levantamiento de las medidas de restricción a la movilidad hasta el 12 de octubre, cuando se anulará el toque de queda nocturno y se reabrirán la aviación internacional y los hoteles.

También te podría interesar:   Colombia autoriza la reapertura gradual de los vuelos internacionales

Es así que el Gobierno de Panamá oficializó este viernes por decreto un nuevo horario del toque a partir del lunes en la capital y la aledaña provincia de Panamá Oeste -donde vive la mitad de los 4,2 millones de habiantes del país- que ahora comenzará una hora antes de la medianoche hasta las 5 de la madrugada.

A partir del lunes próximo se levanta además la restricción de movilidad por sexo y quedan sin efecto los salvoconductos para circular, salvo aquellos emitidos en beneficio de empresas que requieran trabajar en el horario del toque de queda, que se mantendrá en el horario de 7 de la noche a 5 de la madrugada en las provincias de Colón, Chiriquí y Bocas del Toro.

La cuarentena total de los días domingos se mantiene en la capital y Panamá Oeste, al igual que los cercos sanitarios y puestos de control.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.