Chimaltenango (Guatemala).- Los hospitales de la provincia en Guatemala toman aire a la espera de una segunda ola de contagios del coronavirus SARS-CoV-2, mientras en la capital del país centroamericano luchan por darse abasto ante una crecida de casos, con el 67,84 % de registros de todo el territorio.

Dos meses después de que el departamento de Chimaltenango reportara el primer caso comunitario en Guatemala, el hospital de la localidad cuenta con solo una persona ingresada en el área apartada y especial para la atención de coronavirus, sospechosa de tener la enfermedad y a la espera de recibir el resultado de su hisopado, según pudo constatar Efe este lunes.

Chimaltenango se convirtió el centro de la atención del país al registrar el 4 de abril el primer caso comunitario en el municipio de Patzún -donde se instaló un cordón sanitario-, y con ello un repunte de casos inmanejable, que ahora mantienen en alerta al Hospital Nacional de Chimaltenango, a unos 51 kilómetros de la Ciudad de Guatemala, preparados para una posible segunda ola de contagios.

El director de epidemiología de dicho hospital, Óscar de León, hizo una analogía con los contagios al mencionarle a EFE que, cual enfermo, en el centro asistencial “estamos hospitalizados pero ya nos sacaron del intensivo” tras atender la primera ola masiva de enfermos en abril.-

La fragilidad del sistema sanitario del país, que suma 7.055 casos positivos en total, entre los que se cuentan 252 defunciones, 1.261 personas recuperadas, dos muertes por causas ajenas a la COVID-19 y 5.540 contagios activos, ha sido evidenciada por el virus. Chimaltenango representa el 3,18 % del total, solo por debajo de la capital y de San Marcos (oeste), que suma el 5,64 %.

No hay, sin embargo, “hospital que resista un brote de coronavirus en el mundo”, asintió la directora del hospital de Chimaltenango, Claudia Betancourt, menos en un país como Guatemala que cuenta únicamente con 1.024 camas en total en el sistema de salud nacional, 119 de las cuales son para cuidados intensivos de la COVID-19.

Aunque, como reconoció Betancourt, el de Chimaltenango es un “hospital de paso, en el que derivamos hacia los principales del país a los casos más riesgosos”. Además, debido al cambio de protocolo, ahora no tratan a pacientes asintomáticos, sólo a los que tengan síntomas.

“Si nos vienen 25 (pacientes) de un solo tronaríamos”, admitió el epidemiólogo De León, que tiene siete años de trabajar en el hospital de Chimaltenango y más de 20 de pertenecer al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

La paciente ingresada en el nosocomio de Chimaltenango por sospecha de tener el coronavirus explicó a Efe este lunes que se encontraba “bien”, pero que esperaba la prueba porque alguien conocido “dio positivo”.

El hombre que fue denominado como el primer caso de transmisión comunitaria en el país en Chimaltenango falleció el 15 de abril a causa de la enfermedad.

DESINFECCIÓN Y TEMOR EN LAS CALLES

Afuera del centro asistencial que resistió la primera ola de contagios y el caso comunitario en Patzún, la cotidianidad se topa con la presencia del coronavirus en el imaginario.

El Consejo Comunitario de Desarrollo Urbano y Rural (Cocode) de la colonia El Esfuerzo, donde se ubica el Hospital Nacional de Chimaltenango, se organizó cuando supo de los primeros casos e instaló una carpa a un costado de la puerta de la emergencia, en la que se aplica alcohol en gel y desinfectante para los zapatos a la población y al personal de salud que sale a comprar a las tiendas de barrio.

Los carros que transitan en la calle principal del hospital también son rociados con desinfectante disuelto en agua por colaboradores del Cocode, pues, como señaló a Efe el presidente del Consejo, Sandro Ramírez, “sentimos la necesidad de proteger a la colonia al tener tan cerca al hospital por temor a los contagios”.

A la vuelta del hospital público, sobre la carretera RN-14, está también el centro asistencial local del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), que ya tiene preparada un área restringida para pacientes, aunque por el momento solo hay una persona positiva, como indicó una fuente del lugar.

Según el Ministerio de Salud, Chimaltenango, junto a Sacatepéquez -donde está la turística ciudad de Antigua- y Guatemala, departamentos que integran la región 1 del centro del país, aglutinan el 73,45 % de los casos de coronavirus, lo que equivale a 5.182 contagios.

El país centroamericano había registrado 158 muertes por la enfermedad de la COVID-19 hasta el jueves y un día después viernes sumó 20 decesos más, pero a la cifra se le añadieron 38 fallecimientos sin fecha que no habían sido contabilizados al incorporar datos de centros de atención privados y del seguro social, de acuerdo a las autoridades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí