Voz de América – Redacción.- Un avión que transportaba a 210 ciudadanos estadounidenses desde Wuhan, la ciudad china donde se expandió el coronavirus, aterrizó el martes en Anchorage, Alaska, en una escala para el reabastecimiento de combustible, antes de dirigirse al sur de California.

El gobierno de Estados Unidos alquiló el avión y estaba evacuando a los ciudadanos debido a la creciente propagación del coronavirus en Wuhan.

“Nuestro objetivo principal es facilitar el regreso seguro de estos estadounidenses al tiempo que protegemos la salud pública”, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en un comunicado.

United Airlines y Finnair han suspendido algunos vuelos hacia China y otras compañías han reembolsado a los pasajeros que ya no desean viajar al país.
SEE ALSO:

EEUU: Aerolíneas cancelan vuelos a China, gobierno considera restringir viajes

Los CDC dijeron que los pasajeros estaban siendo monitoreados por cualquier signo de coronavirus durante el vuelo y que deberían ser examinados nuevamente en Anchorage.

Después del reabastecimiento de combustible, estaba previsto que el avión despegara hacia la Base de la Reserva Aérea March en el condado de Riverside, California, donde se espera que llegue el miércoles. Los CDC dijeron que los pasajeros serán monitoreados nuevamente después de su llegada a California.

El brote de coronavirus que se originó en la ciudad Wuhan, en China, ha forzado a las aerolíneas en Estados Unidos a cancelar vuelos debido a la baja demanda, mientras que el gobierno norteamericano considera restringir los viajes hacia el país asiático.

United Airlines y Finnair han suspendido algunos vuelos hacia China y otras compañías han reembolsado a los pasajeros que ya no desean viajar al país. United ha cancelado 24 vuelos hacia tres ciudades chinas programados para los primeros días de febrero y Finnair suspendió todos sus servicios a China.

Varios países comenzaron el miércoles a evacuar a sus ciudadanos de la ciudad china más afectada por el brote que ha causado la muerte a 132 personas e infectado a más de 6.000 en China continental y otras naciones.

Las cifras incluyen las 24 horas previas y representan un incremento de 26 en el total de decesos, 25 de los cuales ocurrieron en la provincia de Hubei y su capital Wuhan, epicentro del brote. Se registraron 1.459 casos adicionales respecto al día anterior, por lo que el total se elevó a 5.974 personas afectadas. Además, también se han confirmado decenas de casos fuera de China continental.

El nuevo virus causa síntomas similares al resfriado y la influenza, incluyendo tos y fiebre, y en los casos más severos, problemas para respirar y neumonía. Se cree que las personas lo adquirieron de los animales silvestres que se venden en el mercado de Wuhan. El domingo China prohibió temporalmente la comercialización de animales silvestres e hizo un llamado a la población a dejar de consumir su carne.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí