El relator sobre Tortura de las Naciones Unidas, junto a un grupo de expertos en derechos humanos, urgieron a EE.UU. cerrar la cárcel de la Base Naval de Guantánamo, la cual continúa funcionando pese a las promesas y esfuerzos del presidente Barack Obama.

En una carta abierta publicada este lunes para coincider con el decimocuarto aniversario de la apertura del centro, los expertos dicen que “Estados Unidos debe limpiar su propia casa, dado que la impunidad sólo genera más abusos y otros Estados no se sienten obligados a detener las prácticas ilegales”.

Los expertos también demandan que “los actuales y los antiguos presos de Guantánamo” sean compensados por el gobierno estadounidense “por todas las violaciones a su libertad, por su detención arbitraria, por torturas y por malos tratos”.

La misiva está firmada por el relator sobre Tortura, Juan E. Méndez; el relator sobre derechos humanos y contraterrorismo, Ben Emmerson; la relatora sobre la independencia del sistema judicial, Mónica Pinto; y el presidente del grupo de detención arbitraria, Seong-Phil Hong.

Igualmente firma el director de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Michael Georg Link.

El jefe de gabinete del gobierno de Obama, Denis McDonough, dijo el domingo que el presidente sigue comprometido a cerrar la cárcel antes de abandonar el poder en enero de 2017.

El Pentágono lleva más de medio año trabajando en plan para cerrar el centro de detención.

Los expertos piden la liberación inmediata de los presos, su traslado a un tercer país donde no serán perseguidos o la transferencia a un centro de detención regular en Estados Unidos donde serán juzgados con todas las garantías.

También te podría interesar:   Comisión de diputados no reconoce el veto a ley de residuos sólidos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.