Santo Domingo,  (EFE).- La VIII Caravana Nacional del Orgullo LGTB, Santo Domingo 2015, ha superado las expectativas de de los organizadores, congregando a unas 10.000 personas y recibiendo el apoyo de los barrios populares y de representantes de algunas formaciones políticas y sindicales.

Según explicó en declaraciones a Efe el activista Alex Mundaray, la marcha se celebró con el apoyo masivo de la ciudadanía que, especialmente en los barrios populares de la Zona Norte del Distrito Nacional, mostraron su respaldo a esta actividad reivindicativa del colectivo LGTB dominicano.

Además, el representante del colectivo señaló que han recibido el apoyo inesperado de miembros de formaciones políticas como el Partido de la Revolución Moderna (PRM), así como de la Central para la Unidad Sindical (CUS).

Mundaray también resaltó el grado de colaboración recibido por parte de la Policía, que ha sido “mejor que en años anteriores” a la hora de velar por el buen desarrollo de la caravana, en la que desfilaron más de 200 vehículos, y en la que, según sus cálculos, hay el doble de gente que el año pasado, unas 10.000 personas, aseguró.

Para el activista, la discriminación que sufren gays, lesbianas, homosexuales y transexuales en República Dominicana “viene de las élites, que son las que crean opinión, pero en los barrios se asume la diversidad”.

En esas zonas pobres, donde la población es más vulnerable, los segmentos que sufren la intolerancia “se apoyan unos a otros”, por eso los habitantes de los barrios se suman a la fiesta reivindicativa a su paso por las calles, opinó Mundaray, que se mostró muy satisfecho con el resultado de la marcha.

Al arrancar la caravana a las dos de la tarde en la avenida Francisco Alberto Caamaño Deñó (avenida del puerto), portavoces del colectivo, como el activista transexual Michelle Cornielle, o el sociólogo Leonardo Sánchez, aseguraron que no aceptarán que las instituciones excluyan sus reivindicaciones sobre diversidad sexual de las políticas de no discriminación.

En concreto, dijeron que el colectivo LGTB “cuenta con el apoyo de buena parte de la sociedad civil para invalidar el Plan Nacional de Derechos Humanos, si el Ministerio de Relaciones Exteriores insiste en excluir de dicho plan las demandas de estos grupos”.

La actividad contó con la participación activa de diversas personalidades de la sociedad civil, la política y la comunidad artística nacional, y recorrió barrios populares de la zona norte del Distrito Nacional y Santo Domingo Este, para terminar con un multitudinario concierto de música electrónica en la plaza de las Atarazanas. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí