Sputniknews.com. Centenares de personas se han manifestado este sábado en los barrios madrileños de Tetuán y Chamberí para protestar contra las agrupaciones neonazis que ya han agredido a varios vecinos. “Desde su llegada a Chamberí, el pasado otoño, ha aumentado sustancialmente la conflictividad en el barrio y se han producido varias agresiones, cuyas autores se han parapetado en el interior del “Hogar Social”, explica a Sputnik Nóvosti Concha, una de las organizadoras de las numerosas protestas que han llevado a cabo en estos barrios durante los últimos meses.

El conocido como “Hogar Social” de Madrid es una agrupación racista y fascista que ha ocupado desde el pasado otoño cuatro edificios en estos barrios.
“Las caras más visibles del Hogar social están ligadas a partidos y organizaciones de ideología neonazi”, afirma con rotundidad Concha mientras lee el manifiesto.

La lucha contra estos nuevos “vecinos” de los barrios madrileños se ha intensificado tras producirse las primeras agresiones.

“Han venido a esta zona de Madrid porque hay un alto porcentaje de migrantes. Es una provocación. Se están produciendo agresiones continuamente. En Chamberí agredieron al menos a cinco compañeros del movimiento antifascista, les pegaron”, asegura Cristina, que es vecina de este barrio.

En el caso de Tetuán “ha sido más fuerte”, según la activista. “Incluso apuñalaron a un joven”, afirma.

Además de Chamberí y Tetuán hay otros barrios que históricamente han luchado contra el fascismo, como Vallecas.

“En barrios como Vallecas se atreven menos a entrar y atacar porque la fuerza popular es mucho más de izquierdas, hay un gran movimiento vecinal antifascista”, señala Cristina.

Sin embargo, esto no es nuevo para Madrid, que históricamente ha luchado contra el fascismo, según la activista.

“Madrid tiene una tradición de lucha contra el fascismo, ha sido la última región en caer en la Guerra Civil. Por ejemplo, entre las manifestantes está Paquita, que con 82 años sigue luchando contra el fascismo”, explica Cristina.

La manifestación se ha desarrollado de forma pacífica, sin incidentes, y rodeada de un amplio dispositivo policial.

“Fuera fascistas de nuestros barrios”, “Hogar social, hogar criminal” o “Madrid será la tumba del fascismo” eran algunos de los lemas que los manifestantes corearon durante los más de dos kilómetros de protesta, hasta llegar a la calle en la que se encuentra el edificio ocupado por la agrupación de ultraderecha.

La policía impidió a los manifestantes acercarse al edificio en cuestión para evitar enfrentamientos.

Los vecinos y vecinas lo tienen claro: “no pararemos hasta que los neonazis abandonen el barrio”, “no debemos permitir que siga habiendo agresiones sin respuesta”, comentaban los asistentes a Sputnik Nóvosti.

“No quiero vivir arrodillado. Moriré de pie luchando contra el racismo y la xenofobia”, aseguró Ngoy, entre aplausos, al terminar la protesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí