WASHINGTON. Ni las acciones vandálicas, ni el mal ejemplo que le da a sus seguidores, ni mucho menos las casi 275 mil firmas que se recogieron en Estados Unidos harán que la administración del presidente norteamericano Barack Obama deporten al afamado cantante canadiense Justin Biber.

Eso fue lo que dejó entrever la Casa Blanca al responder con un sin comentarios a requerimientos periodísticos que cubren la fuente.

Los casi 275 mil firmas que se recogieron en una carta en la que se le pide a Barack Obama que le retire su tarjeta de ciudadanía a Justin Bieber.

La oficina de Barack Obama manifestó que lamentaba decepcionar a los peticionarios, pero que no harían comentario alguno al respecto al tiempo de argumentar que una cláusula impide atender ciertas peticiones.

Bieber se ha burlado de las autoridades norteamericanas, así como de otras naciones que ha visitado. Su vida ha estado envuelta en drogas, accidentes y desenfreno total.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí