New York.- Con el anuncio de las nominaciones a los premios Tony programado para el 29 de abril, las próximas semanas se convertirán en final de Broadway para mostrar lo más “galardonable” de la temporada, desde “A Raisin in the Sun”, que se estrena mañana con Denzel Washington, al clásico “Cabaret”.

Los críticos de la escena afrontan temporada alta y actores como Denzel Washington, James Franco, Michelle Williams o Neil Patrick Harris cargan sobre sus espaldas la responsabilidad de colocar sus espectáculos en lo más alto.

El abril de 2014 ya ha comenzado y, con él, el bombardeo de superproducciones, musicales o dramáticas, que aspiran a repetir esa misma gesta en la meca del teatro mundial y el día 8 de junio volverse bien cargadas a casa en la ceremonia que presentará Hugh Jackman.

Mañana se estrena uno de los llamados “hot tickets” de la temporada, agotadas las localidades desde hace meses para ver el retorno de : Denzel Washington.

“A Raisin in the Sun” es un hito de la dramaturgia social estadounidense escrito por Lorraine Hansberry, la primera autora negra que consiguió estrenar en Broadway, y devuelve al ganador de dos Óscar al encuentro en vivo con la audiencia de un teatro.

A priori, le posiciona como un favorito a ese Tony que ya consiguió con “Fences” en 2010. Junto a él, LaTanya Richardson Jackson y Sophie Okonedo, en su debut en Broadway.

Más dudas se ciernen sobre un primerizo en los alrededores de Times Square, James Franco, que se estrena con un texto del ganador del premio Nobel John Steinbeck, “De ratones y hombres”, el 16 de abril.

El hiperactivo y omnipresente intérprete se aferrará a la dirección Anna D. Shapiro, ganadora del Tony por tomar las riendas de “Agosto: Osage County”.

No competirá con ellos, pero también sabe a premio, el auténtico “tour de force” que hace sobre el escenario Neil Patrick Harris con “Hedwig and the Angry Inch”, la obra underground que también se convirtió en película de John Cameron Mitchell y que se viste de largo sin perder su modestia a partir del 22 de abril.

Los pases previos han sido vividos como auténticas fiestas desde la platea y no hay que olvidar que su protagonista es uno de los favoritos de la industria, gracias sobre todo a su aclamada labor como maestro de ceremonias en cuatro ediciones.

Hablando de maestros de ceremonias, Harris debutó en Broadway en ese rol en la producción de “Cabaret” de 1998, y el clásico que Bob Fosse se encargó de llevar al cine con Liza Minnelli vuelve con gran expectación para interpretar a Sally Bowles: la musa del cine independiente Michelle Williams.

A partir del 24 de abril, canciones como “Maybe this Time” volverán a sonar en las calles de Broadway, con Alan Cummings retomando su papel de sardónico anfitrión y con la actriz de “Brokeback Mountain” dispuesta a debutar por todo lo alto.

La obra, que ganó el Tony en su estreno en 1967 y en su segunda reposición en 1998, intentará cumplir aquello de que “no hay dos sin tres” con el mismo equipo que la última vez: Rob Marshall en la coreografía y Sam Mendes en la dirección.

En la exitosa moda de adaptar el cine al teatro musical -con grandes triunfadoras en los Tony, como “Billy Elliot”, “Once” o “Kinky Boots” (“Pisando fuerte”), “Bullets over Broadway” (“Balas sobre Broadway”) convertirá los ácidos diálogos ingeniados por Woody Allen en canciones a partir del 10 de abril, haciendo un juego de “metabroadway” dirigido y coreografiado por Susan Stroman, ganadora de cinco Tony y responsable de la producción con más estatuillas de la historia, “Los productores”.

Finalmente, uno de los artífices de “Kinky Boots”, Harvey Fierstein, ha escrito la obra, algo que no hacía desde hace treinta años, que se llama “Casa Valentina” y, pese a que sus ambiciones parecen ser menores, quizá de la campanada en su estreno el 23 de abril.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí