Reunidas en el despacho de la vicepresidenta Cedeño de Fernández, Hungría presentó los proyectos de inclusión para personas invidentes que sueña desarrollar con el apoyo del Gobierno.

 

Santo Domingo, R. D.- La doctora Margarita Cedeño de Fernández recibió en su despacho del Palacio Nacional a la ingeniero Francina Hungría, con quien conversó acerca de algunos proyectos de inclusión para las personas invidentes que esta quiere desarrollar después de someterse a un proceso de entrenamiento en los Estados Unidos que le ha permitido adaptarse a la vida en sociedad.

Hungría planteó a Cedeño de Fernández todas las habilidades que puede desarrollar una persona invidente si le dan las oportunidades que no existen en la República Dominicana, y le propuso la construcción de una Escuela Tecnológica Bilingüe que ayudará de manera positiva a niños y niñas invidentes.

La idea fue acogida de inmediato por Cedeño de Fernández, quien propuso comenzar a desarrollar el proyecto de inclusión en los 93 Centros Tecnológicos Comunitarios y en los 34 Centros de Capacitación y Producción Progresando, lo que permitirá que de inmediato niños y niñas invidentes de diferentes provincias tengan la oportunidad integrarse a la sociedad y de utilizar la tecnología.

La vicepresidenta Cedeño de Fernández recordó que en la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana (BIJRD) tienen a disposición de las personas invidentes algunos Audiolibros y libros en Braile, incluyendo la Biblia, además de que el espacio dispone de todas las facilidades para las personas discapacitadas,

También que a través del Programa de Oportunidades para el Empleo a través de la Tecnología en las Américas  (POETA) se han capacitado unas 280 personas con discapacidad, en los Centros Tecnológicos Comunitarios ubicados en Sabana Grande de Boyá, Villa Mella, Favidrio (San Cristóbal), El Seibo, Hato del Yaque, Guayabo Dulce, Navarrete y Boca Chica.

Se recuerda que Francina Hungría recibió un disparo en la cara cuando fue asaltada por dos hombres para quitarle su vehículo. Desde entonces, la ingeniera comenzó su lucha por conservar la visión y fue trasladada a la ciudad de Miami, donde luego someterse a tres operaciones con resultados negativos, se dedicó a prepararse para aprender a vivir en la sociedad como una persona invidente.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.