SD. El pianista Oscar Micheli, graduado de jazz, composición, y como arreglista en Berklee College Of Music, de Boston, Estados Unidos,  declaró su convicción de que “la música es una profesión que requiere de mucho sacrificio y estudio para triunfar en ella”.

Las expresiones del joven se produjeron durante un foro  organizado por el Ministerio de Cultura y el Conservatorio Nacional de Música, en el salón ocho de la academia estatal, en el marco de los preparativos para los  talleres que se impartirán en “Berklee en Santo Domingo”, del 7 al 13 de enero del 2014.

Micheli habló con verdadera pasión de cómo se inició en el camino musical. Primero con instrumentos de percusión como la güira, pasando por la guitarra hasta que finalmente recibe de regalo un teclado que lo llevaría a interesarse en la música clásica.

Contando con 15 o 16 años es atraído realmente por el jazz -aunque de niño escuchaba ese tipo de música en la casa de sus padres- e impulsado por el deseo de ampliar  sus conocimientos, emprende el proyecto de prepararse profesionalmente.

Estudió en Berklee desde  1994 hasta 1999, una experiencia  increíble, ya que entró en contacto con músicos famosos y aprendió a conocer el folclore de países tan lejanos como Japón y África. Además, recordó con satisfacción sus trabajos junto a figuras de la talla de Juan Luis Guerra  y  Guarionex Aquino.

Según Michile, de la música si se  puede vivir, dijo esto en el marco de las inquietudes que surgieron en el panel.

También participó Cristal Mirie, quien ingresó a Berklee en el 2005. Estudió performance, canto y composición.  Confesó que no tiene gran facilidad con los instrumentos, pero dice que alcanzó sus sueños de prepararse junto a grandes maestros de la música y la composición, pese a venir de un hogar que no tiene  nada que ver con ese mundo.

Recomendó a los jóvenes participantes en el foro a que sean valientes y trabajen con tenacidad para alcanzar los  sueños.

“Mi primera impresión cuando yo llegué a Berklee fue que encontré un lugar donde la gente vive en su mundo, en su cápsula; lo interesante es que es un ambiente donde eso es lo normal, donde tienes la oportunidad de conocer gente como tú, que disfruta de la música y sobre todo que cree en ella”, dijo.

Otros de los temas que se tocaron en el panel fue la forma en que las tecnologías han impactado positivamente en la industria musical. Los participantes dieron sus puntos de vista al respecto de acuerdo a sus vivencias, resaltando las facilidades que han tenido en sus trabajos gracias al desarrollo de nuevos métodos.

La moderación del foro estuvo a cargo  de  Javiér Vargas, Dante Cucurrullo, director de la Orquesta Sinfónica Juvenil, y María Irene Blanco, directora del Conservatorio Nacional de Música.

Berklee en Santo Domingo consiste en la celebración de talleres y conferencias dirigidas a reforzar los conocimientos de los estudiantes que comparten dicho proyecto, actividad que ha sido posible gracias al Ministerio de Cultura y a Juan Luis Guerra.

Esa jornada convocará a unos 150 alumnos dominicanos y estará a cargo del personal académico de dicha universidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí