DAMASCO.-La Organización para la Prohibición de Armas Químicas indicó que completó casi la mitad de su misión para inspeccionar y destruir el arsenal químico de Siria.
Pero el grupo afirma que existen temores de seguridad que están obstaculizando su trabajo.
Un portavoz de la organización dijo que los inspectores se vieron forzados a cancelar una visita programada a una zona de armas después de que no obtuvieron confirmación sobre su seguridad.
En general, el grupo afirma que está satisfecho con su progreso hasta ahora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí