Santo Domingo. Julio Sabala, el imitador inimitable, está celebrando 25 años en al arte y para ello prepara su regreso a escenarios dominicanos con un espectáculo que recogerá lo mejor y lo nuevo de su inagotable talento en una noche inolvidable, acompañado de su gran big band “La cosa nostra”, en un show para reír, gozar y pensar.

Después de su gran éxito en México con el programa de televisión “Parodiando” que produce Televisa, el dominicano llega a su tierra con su nuevo show, un montaje fuera de serie. “Julio Sabala: 25 aniversario” se presentará el jueves 31 de octubre, a partir de las 8:30 de la noche, en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional.
Las boletas ya están a la venta en la boletería del Teatro Nacional y Ticket Express, con un costo de 3,000 pesos (platea), 2,000 pesos (balcón) y 1,800 (balcón alto).
“Julio Sabala: 25 aniversario”  ya se ha presentado en Perú, Colombia, Ecuador y en Ciudad de México, donde estuvo a casa llena en el teatro Metropolitan, uno de los más importantes de esa nación.
César Suárez Jr., productor general del evento, asegura que se trata de un espectáculo de primer nivel: “Estuve en el show del Metropolitan, en México, y puedo decir que Julio estuvo espectacular. Es una propuesta divertida e inteligente y la reacción del público no pudo ser más positiva”.
El equipo local que soportará esta producción del único imitador que ha ganado El Soberano de Premios Casandra, lo completan Juan Tejera, en las luces; Manuel Sorribas, en el sonido; Dister Arias, en la logística, entre otros.
Julio César Sabala de Jesús nació en Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, y ya desde su mas tierna infancia da muestras de sus extraordinarias dotes artísticas. Podemos señalar como graciosa anécdota que imitaba tan perfectamente a su padre que, si alguna vez éste tenia que regañarle, Julio empezaba a imitar a su progenitor, que desarmado por las gracias de Julito, se echaba a reír y de regañina nada.Julio era muy buen estudiante y poseía una gran inquietud artística. Ya a los 13 años gana el Festival de la Voz y su padre, don César Sabala, como premio a sus buenas notas en estudios y como apoyo a las cualidades artísticas del muchacho le compra una guitarra y le inscribe para que reciba clases de solfeo.
Sigue las buenas notas y las escaramuzas artísticas. Compone y musicaliza las obras que representa un joven grupo de teatro experimental… y no había cumplido aún los 14 años. A esta edad es elegido entre 600 candidatos para incorporarse al elenco artístico del Circo de los Muchachos.

También te podría interesar:   Madonna pone punto y final a su vida en Lisboa: "es todo muy emotivo"

Solo tiene catorce años y deja la isla. Sus padres, Doña Amparo y Don César, le despiden con lágrimas en los ojos y alegría en sus corazones. Ellos saben que su pequeño Julito quiere volar, que es artista desde que nació, que necesita salir al mundo, crecer y desarrollar sus privilegiadas cualidades. Julio recorre el mundo con el Circo de losMuchachos. Se encuentra a gusto en aquel ambiente. Le dejan hacer todo porque todo lo hace bien. Es showman animador del espectaculo, acróbata, ilustrador musical, creador de gags e imitador de voces famosas!, el gran descubrimiento. su capacidad de asimilación y recreación es tal, que presenta el espectáculo en diferentes idiomas, inglés, francés, alemán, italiano, incluso hebreo sin dominarlos, aprendiéndose perfectamente las palabras y la dicción.

Esta etapa dura ocho años, a lo largo de los cuales, Julio crece inmensamente como artista; él destaca entreo todos sus extraordinarias cualidades para imitar y recrear a las grandes figuras del espectáculo se desarrollan formidablemente durante estos años; hasta el punto de que Julio Sabala se plantea seriamente proyectarse en solitario, abandonar El Circo de los Muchachos y montar su propio espectáculo. Le cuesta mucho tomar esta decisión. Han sido ocho años de convivencia intensa, de hacer del Circo su casa, y de esta casa su banco de pruebas, donde ha ido inventando y creando todo aquello que, poco tiempo después, será la base de su espectáculo. Han sido unos años fundamentales en su formación humana y artística, pero ahora…

Julio Sabala debuta en Madrid en un prestigioso music hall. El éxito es total. Público y crítica son unánimes: Julio Sabala es un artista excepcional, con gran sentido del humor, con una facilidad pasmosa para recrear voz, imagen y porte de los artistas más famosos y con una voz privilegiada. Permanece un año en cartel llenando diariamente. aquel niño gracioso que abandonó su bella isla para “comerse el mundo” está ya paladeando sus primeros grandes triúnfos.

También te podría interesar:   Las Semanas de España en R.Dominicana ofrecerá el concierto "Evocación"

Primera Gira triunfal por España y salto a América.El triunfo y la admiración del público y de la crítica son sus compañeros de viaje. Recorre los países hermanos, actúa en las televisiones y todos le aplauden y vitorean. Consigue un Prémio EMI, con su Especial de Univisión, propuesto para entrar en el Libro Guinnes de los Records, por el número de personajes que recrea en escena y sin interrumpir el ritmo de su espectáculo, y por ser el recreador de estrellas que ha paseado por mayor cantidad de países encabezando las más importantes carteleras. Al tiempo, Julio Sabala va incorporando nuevos personajes, que son celebrados en todas partes junto a sus “clasicos” y añade, como detalle digno de agradecer, el recrear en cada país a los artistas mas populares del lugar.

El milagro continúa y el asombro va siempre en aumento, pues Julio Sabala no considera sus grandes dotes recreadoras como el fin de su show, sino como medio para hacer posible lo imposible, para asombrar cada vez más. La “ventura” continua, prepara su show televisivo, abarrota los grandes estadios, enriquece constantemente su espectáculo y, cada vez, le bullen más y mejores ideas para seguir creciendo como artista.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.