Bruselas.- La quinta edición del Festival Internacional de Cine Documental de Bruselas comienza con la atención puesta en los retos actuales del hombre, a través de 100 producciones que abordarán los principales déficits de la sociedad contemporánea.

La edición de 2013 ofrece un primer plano del funcionamiento del sistema de comercio global, en el que, dentro de la sección llamada “Todo para vender”, varios directores intentarán desvelar su auténtica naturaleza, sus fallos y sus debilidades.

Este certamen, que concluirá el 9 de junio y ha sido bautizado como “Festival Millenium”, nació para promover los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), diseñados por la ONU para alcanzar ocho propósitos de desarrollo humano para el 2015, que van desde reducir la pobreza hasta frenar la propagación del sida.

La sección internacional del concurso cuenta con 18 cintas, que competirán por hacerse con el principal premio de la competición, el Objetivo de Oro, así como el Objetivo de Plata para el mejor mensaje sobre el desarrollo o el de Bronce sobre Derechos Humanos.

Dentro de la programación del festival cabe destacar dos documentales españoles y once producciones  Latinoamericanas Argentina, Brasil, Chile, México, Perú y Uruguay.

Tres de ellas, sin embargo optan al máximo galardón: Se trata de la coproducción argentino-guineana “El Gran Río”, que narra la historia de un joven africano apasionado por el rap, que llega a Argentina huyendo de su Guinea natal.

Por su parte, la cinta conjunta entre México y Polonia “El sueño de San Juan” relata la historia de los últimos representantes de la cultura mixteca en la Sierra Madre, en peligro debido a una amenaza de desmoronamiento de tierra que podría destruir su pueblo.

Finalmente, “La Bahía de Todos los Santos”, de Brasil y Estados Unidos, cuenta cómo las familias pobres de Bahía siguen viviendo en chabolas construidas sobre pilotes en el agua, seis años después de que el gobierno les prometiera apartamentos nuevos donde alojarse.

Esta vez, el festival cuenta además con la competición “Los imprescindibles 2000-2011”, en la que un jurado formado por representantes de los veintisiete países de la Unión Europea (UE) premiarán los mejores documentales de la primera década del milenio.

Asimismo, se prestará especial atención a los relatos de la Primavera Árabe, así como al cine documental de Bangladesh y Bélgica en secciones especiales, lo que hace que haya una gran presencia de cintas de estos dos últimos países, seguidos por Estados Unidos y la Unión Europea, con Alemania al frente.

Paralelamente, el festival ofrecerá un ciclo de debates y conferencias, que pretenden erigirse como un punto de encuentro entre cineastas, personas involucradas en el desarrollo y público, sin saltarse el eje principal de la presente edición del festival.

En este sentido, el público tendrá la oportunidad de reflexionar sobre la mercantilización de sus vidas, un asunto que se aborda en documentales como “Heist: Who Stole The American Dream?” (Holanda), “Salesman” (EE.UU.), “A Place to Take Away” (Brasil) o “Law Of The Jungle” (Dinamarca).

Los nuevos formatos de no ficción, en concreto el documental en la web, tendrán también su momento de protagonismo, a través de clases magistrales en torno a las nuevas oportunidades, profesiones y competencias que internet ha traído consigo. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.