SANTO DOMINGO. Hay gente que se sorprende cuando se descubren que grandes capos internacionales se han refugiado en esta media isla para evadir persecuciones en sus respectivos países.

Esos “señores” reciben un trato aquí de príncipes. Cuando llegan lo primero que hacen es establecer vínculos con gente de poder, personas enquistadas en las cúpulas oficiales y del sector privado. Desde que entran a ese círculo el asunto está resuelto y de inmediato comienzan a “trabajar”, hacen inversiones en negocios para limpiar sus fortunas. No importa que pierdan dinero, asumen la filosofía de “la banca pierde y se ríe”, no hay problemas con eso, lo esencial es dejarse sentir en los negocios y de esa forma blanquean sus dineros provenientes del negocio de la droga. Invierten, entre otras áreas, en el entretenimiento, bienes raíces, en la política, militares, policías, financieras, en hoteles, complejos turísticos.

A mucha gente, incluyendo a estamentos oficiales se les ha ido la “guagua” con este tema, otros, son cómplices, reciben su ración del “boa” para garantizar su libre operación.

República Dominicana cuenta con un escenario perfecto para no solo para los delincuentes internacionales. Total, no se le pone atención a quien viene del extranjero a “invertir” sus fortunas, sin reparar en sus antecedentes. Poco a poco nos envuelven en una economía marcada por el lavado. Ya lo dijo el doctor Marino Vinicio Castillo, hay que darle seguimiento a esas lacras sociales usan este territorio para limpiar sus fortunas y continuar en el negocio del tráfico de drogas a gran escala. Ojalá y que la agenda política partidista y la búsqueda por una “buena” vida de los agentes políticos y empresariales le presten atención, luego no habrá remedio, sino es que ya es tarde para eso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.