Redacción Internacional.-FBI espió durante 24 años al escritor colombiano Gabriel García Márquez, según un archivo al que ha tenido acceso varios medios en EEUU que detalla la estrecha amistad del escritor con el ex-presidente cubano Fidel Castro.

Medios ha tenido acceso a 137 páginas desclasificadas del archivo sobre García Márquez, aunque otras 133 continúan clasificadas, por lo que por el momento se desconoce cuál fue la causa por la que el FBI se interesó en los movimientos del escritor.

Los documentos del FBI sobre Márquez se remontan al año 1961, cuando el colombiano tenía 33 años y el director de la agencia de espionaje era J. Edgar Hoover, que había ordenado que la agencia fuese advertida en el momento en el que el escritor entrase en el país.

Ese día llegó en febrero de 1961, cuando un joven Márquez solicitó una habitación durante un mes en el Hotel Webster de Manhattan por 200 dólares junto a su mujer e hijo, que entonces tenía dos años, en el comienzo de su carrera como escritor.

Pese a que en estas páginas no se hace referencia a la causa por la que Márquez era espiado, lo ha relacionado con su estrecha amistad con Fidel Castro y sus viajes a EEUU para ayudar a abrir una agencia de noticias oficial cubana.

De hecho, los agentes que contribuyeron al archivo de Márquez, además de reírse de su ingles, equivocarse con su nombre y llamarle José y adjuntar su aparición en publicaciones como ‘Time’, le describían como “un cercano amigo de Fidel Castro”.

Con el paso de los años, tras ganar el premio Nobel y convertirse en una celebridad literaria, Márquez mantuvo una estrecha relación con varios mandatarios, entre ellos el francés François Miterrand y Bill Clinton, que le invitó a la Casa Blanca en varias ocasiones.
Al conocer la noticia, su hijo, Rodrigo García, no se ha mostrado sorprendido, y ha afirmado que “considerando el hecho de que este colombiano estaba en Nueva York abriendo una agencia de noticias cubana, sería inusual que no le hubiesen espiado”.

Gabriel García también ha recordado que un día, entre 1960 y 1961, su padre aseguró que al terminar su trabajo había notado cómo dos hombres, que parecían comunicarse por silbidos, le habían seguido de camino a cas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí