Ciudad del Vaticano,- El papa viaja mañana a Malta para una visita de dos días prevista desde hace tiempo, que tuvo que ser pospuesta dos veces por la pandemia y que llega en el peor momento posible por la guerra en Ucrania, que marcará los mensajes que lanzará el pontífice desde la isla mediterránea.

“Sera difícil no hablar de la guerra”, señaló el portavoz vaticano, Matteo Bruni, en la rueda de prensa de presentación del viaje, en el que sobre todo estará muy presente la acogida de refugiados en una isla que, según la tradición católica, recibió al apóstol san Pablo tras su naufragio, pero que ahora muestra mano dura contra la migración y rechaza los barcos humanitarios de las ONG.

Según Bruni, en esta visita se descubrirá “la hospitalidad de Malta a san Pablo y que se reflejará con lo que se está viviendo ahora con los que refugiados de Ucrania”, que también han llegado a la isla europea y podrían estar presentes en algunos de los actos celebrados por el papa.

Y es que el 36° viaje apostólico de Francisco lleva significativamente como lema: “Nos trataron con rara humanidad”, el verso que aparece en los Hechos de los Apóstoles con las palabras de San Pablo que describe cómo fue acogido cuando naufragó en la isla en el año 60, durante el viaje que le llevaba a Roma prisionero.

La católica Malta será el 56º país visitado por Francisco, el tercer pontífice en pisar la isla, tras Juan Pablo II (1990 y 2001) y Benedicto XVI (2010).

MIGRACIÓN Y CORRUPCIÓN

Francisco llega a Malta una semana después de las elecciones que han confirmado por tercera vez a los laboristas en el poder, a pesar de las acusaciones de corrupción que pesan sobre las pasadas legislaturas y el asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia en 2017, que destapó varios escándalos, como la presencia de empresarios malteses en los papeles de Panamá.

Se reunirá con el reelegido primer ministro, Robert Abela, quien tomó las riendas del Gobierno en 2020, tras la dimisión de Joseph Muscat después de la detención del magnate Yorgen Fenech, acusado de ser el cerebro del homicidio de Caruana y que apuntó a varias figuras del gabinete.

Además el país mediterráneo, tradicional meta de millonarios y oligarcas por los llamados “pasaportes dorados”, entregados a empresarios que inviertan una determinada cantidad de dinero o que establezcan su residencia, ha sido incluido recientemente por el Grupo de Acción Financiera en la lista de países “no fiables” en materia de blanqueo de capitales.

La migración es el otro asunto destacable de la visita: en 2021, según un informe de Amnistía Internacional, llegaron a la isla 832 migrantes, la mayoría tras ser rescatados por las fuerzas armadas maltesas.

El Consejo de Europa ha criticado a las autoridades por ignorar las llamadas de socorro desde el mar y ordenar a los barcos privados que devolvieran a las personas rescatadas a Libia, donde regresan a los centros que Francisco ha definido “auténticos campos de concentración”.

La periodista Kristina Checuti llegó a explicar recientemente en el “Times of Malta” por qué el papa no tendría que viajar a Malta: “sería como una bendición a los corruptos. Estará glorificando su silencio tácito frente a los crímenes de guerra, su ataque de una década contra el verdadero valor de la democracia europea”.

“Querido papa Francisco, el 2 de abril debería estar en una frontera ucraniana, con las personas que más necesitan tu presencia. Ven a Malta solo cuando la nación haya vuelto a encontrar su alma”, escribió.

ENCUENTROS OFICIALES Y VISITA A LOS MIGRANTES

La apretada agenda de estos dos días comenzará con las visitas de cortesía al presidente de la República, George Vella, y al primer ministro y por la tarde se trasladará en ferri a la isla de Gozo para celebrar una oración en el Santuario dedicado a la Virgen de Ta’ Pinu”.

El domingo visitará la gruta donde la tradición indica que se refugió San Pablo tras el naufragio y donde se construyó la basílica dedicada al apóstol, en Rabat ,y después celebrará misa en la Plaza de los Graneros, en Floriana ante cerca 10.000 fieles.

Por la tarde concluirá su visita a la isla en el centro para migrantes “Juan XXIII Peace Lab” en Hal Far y que alberga a 50 refugiados.

Cristina Cabrejas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí