San Juan de Terranova (Canadá),- Las autoridades canadienses y españolas trabajan a contrarreloj para terminar los últimos trámites que permitirán la repatriación en las próximas horas a España de los tres supervivientes del naufragio del pesquero Villa de Pitanxo así como de los cuerpos de cinco marineros fallecidos en el accidente.

Este domingo llegó al aeropuerto de San Juan de Terranova el Airbus A-400 de la Fuerza Aérea española que se encargará de transportar al patrón Juan Enrique Padín Costas, su sobrino Eduardo Rial Padín y el marinero ghanés Samuel Kwesi Koufie, los tres únicos supervivientes de la tragedia.

En el avión también viajarán los cuerpos de cinco de los tripulantes del arrastrero congelador con base en Marín (España) que se hundió a primeras horas del pasado martes cuando faenaba en el Gran Banco de Terranova, a unos 460 kilómetros de la isla canadiense de Terranova.

El embajador de España en Canadá, Alfredo Martínez Serrano, que se ha desplazado a San Juan de Terranova para acompañar a los supervivientes y asistir a las labores de repatriación así como de asistencia a los familiares, explicó que cuatro de los fallecidos que serán transportados en el A-400 son españoles y el otro ghanés.

Los cuerpos de los otros cuatro marineros fallecidos en el naufragio serán repatriados a Perú, su país de origen.

Además de los tres supervivientes y nueve fallecidos, otros 12 tripulantes del Villa de Pitanxo siguen desaparecidos sin esperanzas de encontrarlos con vida.

Martínez Serrano, que acudió al aeropuerto para recibir a la tripulación del A-400 junto con la viceprimera ministra de la provincia de Terranova y Labrador, Siobhan Coady, declaró que no se sabe a qué hora podrá partir el avión con regreso a España.

A la hora de la llegada del Airbus A-400, que se produjo a las 12.00 hora local (15.30 GTM) todavía las autoridades canadienses y españolas seguían trabajando para completar todos los trámites para la repatriación de los pescadores del Villa de Pitanxo.

Al pie del avión militar español, el embajador español expresó sus condolencias a las familias y declaró que “estamos consternados por esta tragedia y estos momentos tan tristes que han afectado a los marineros, a las familias y a todos los españoles. Estamos viviendo un luto intenso”.

Martínez Serrano también indicó que desde el inicio de la operación, las autoridades españolas han “estado siguiendo los principios de humanidad, de compromiso y por supuesto de profesionalidad”, a la vez que destacó “la extraordinaria colaboración con las autoridades canadienses”.

“Nuestros pensamientos y corazones, España está de luto, han estado en todo momento, con las familias a quienes nos debemos”, terminó señalando el embajador español.

Por su parte, la viceprimera ministra de Terranova y Labrador dijo que era un día difícil “para las familias y para todos”.

“Terranova y Labrador y España mantienen vínculos estrechos. Somos gente del mar. Y compartimos la tristeza que este día representa”, añadió.

Entre los 10 tripulantes del A-400 que partió hoy de Zaragoza se encuentran una psicóloga, un doctor y un enfermero para atender a los tres supervivientes de la tragedia.

Ayer sábado llegaron al puerto de San Juan de Terranova a bordo del pesquero Playa de Menduiña dos los tres supervivientes y siete de los marineros fallecidos en el naufragio del Villa de Pitanxo. El viernes, el barco canadiense Nexus transportó a los otros dos cadáveres recuperados. Todavía los cuerpos de 12 marineros siguen desaparecidos.

También, ayer se terminaron de identificar a todos los fallecidos: cinco marineros españoles, tres peruanos y un ghanés.

El Villa de Pitanxo se hundió a primeras horas del martes cuando faenaba en el Gran Banco de Terranova, en aguas del Atlántico norte, a unos 2.900 kilómetros al noroeste de España.

Julio César Rivas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí