Washington,- El primer aniversario del asalto al Capitolio ilustró este jueves las profundas divisiones en EE.UU. sobre uno de los sucesos más graves de su historia, con los demócratas unidos en su condena y la mayoría de los republicanos sumidos en el negacionismo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronunció su discurso más duro hasta ahora contra su predecesor, Donald Trump (2017-2021), a quien acusó de «crear y difundir una red de mentiras sobre las elecciones de 2020» que incitó a cientos de sus seguidores a atacar el Capitolio hace un año.

«Su ego herido le importa más que nuestra democracia y nuestra Constitución. No puede aceptar que perdió», dijo Biden desde la solemne Sala de las Estatuas del Capitolio estadounidense.

UN ALEGATO CONTRA TRUMP

Sin pronunciar nunca el nombre de Trump, Biden convirtió su discurso en un alegato contra el exmandatario, que un año después del asalto mantiene en sus manos las riendas del Partido Republicano y tiene convencidos a la mayoría de los votantes conservadores de que le robaron las elecciones de 2020.

«Él no solo es un expresidente. Es un expresidente derrotado, por un margen de más de 7 millones de votos, en unas elecciones completas, libres y justas», zanjó Biden.

Tanto el mandatario como la vicepresidenta Kamala Harris advirtieron que la democracia estadounidense es «frágil» y está «en riesgo», en parte debido a las restricciones al voto que los republicanos han aprobado en 19 estados en el último año.

Biden prometió mantenerse alerta ante la posibilidad de que esas medidas puedan ayudar a los republicanos a dar la vuelta a un posible resultado que no les favorezca en los próximos ciclos electorales: las legislativas de noviembre de este año y las presidenciales de 2024.

«Defenderé esta nación. No dejaré que nadie ponga una daga en la garganta de la democracia», advirtió.

Preguntado después del discurso sobre si le preocupaba que sus críticas a Trump empeoraran las divisiones en el país, Biden respondió, en declaraciones a la prensa: «Para curarnos, necesitamos reconocer la gravedad de las heridas».

LA AUSENCIA DE LOS REPUBLICANOS

La jornada de conmemoración en el Congreso dejó claro que los republicanos no comparten esa tesis de Biden: ninguno de los líderes del partido asistieron a las sesiones convocadas por la mayoría demócrata en ambas cámaras y varios insistieron en minimizar lo ocurrido.

El jefe de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, describió en un comunicado el 6 de enero de 2021 como un «día oscuro», pero acusó a los demócratas de «explotar el aniversario para impulsar sus objetivos políticos», y evitó reflexionar sobre el papel de Trump en lo sucedido.

Casi un año después de que Trump resultara absuelto en un juicio político por su responsabilidad en el asalto, el discurso negacionista predomina en las filas del partido y los pocos legisladores que votaron a favor de condenar al expresidente se han convertido prácticamente en parias dentro de la formación.

Esa tendencia se explica por las encuestas: casi el 70 % de los votantes republicanos cree todavía que a Trump le robaron las elecciones, el 66 % no cree que el asalto al Capitolio fuera un ataque a las instituciones del país y muchos describen lo ocurrido como un acto de «patriotismo».

LA REACCIÓN DE TRUMP

Trump, que había cancelado una rueda de prensa en su residencia de Mar-a-Lago (Florida), no pudo resistir la tentación de responder a Biden después de su discurso, y lo acusó de haber usado su nombre «para tratar de dividir aún más a Estados Unidos».

En una serie de tres comunicados emitidos a través de su grupo de acción política, el expresidente volvió a insistir en su teoría sin pruebas de que hubo un fraude electoral en 2020, y en que la atención debería centrarse en ese tema en lugar de en el asalto, que dejó 5 muertos y 140 agentes heridos.

La única voz conservadora que quiso dejar clara su oposición a ese argumento fue la de Dick Cheney, que fue vicepresidente durante el mandato de George W. Bush (2001-2009) y que acudió al Congreso junto a su hija, la congresista republicana Liz Cheney, relegada al ostracismo en su partido.

«Estoy profundamente decepcionado porque no tengamos mejores líderes en el Partido Republicano, que quieran restaurar (lo que dice) la Constitución», dijo Dick Cheney a la cadena televisiva ABC News.

Mientras, en sendos discursos en el Senado y la Cámara de Representantes, los legisladores demócratas recordaron el terror que sintieron hace un año, cuando se encontraban reunidos para certificar la victoria electoral de Biden y la multitud alentada por Trump irrumpió por la fuerza en el Capitolio.

«Un año después, es esencial que no dejemos que nadie reescriba la historia ni minimice la gravedad de lo que ocurrió», destacó la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Al caer la tarde, los progresistas cerraron la jornada de conmemoración con decenas de velas encendidas en la escalinata que hace un año recorrieron los asaltantes del Capitolio.

Rodeados por ocho hileras de velas encendidas a ambos lados de una de las escalinatas, y con sendas candelas entre sus manos, los congresistas y senadores demócratas participaron en una vigilia solemne en memoria de los muertos y heridos hace un año.

En paralelo, un centenar de ciudadanos, simpatizantes de los demócratas, se congregó con velas junto al estanque frente a la sede del Congreso «para proteger la democracia», pese a las bajas temperaturas que reinaban hoy en la capital, según pudo constatar Efe.

Por otro lado, en otro rincón de la ciudad, frente a la Prisión de Washington, una decena de ultraderechistas -seguidores de Trump- celebró poco después otra vigilia para exigir la liberación de los detenidos por el asalto, a los que consideran «presos políticos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí