Kabul,- Cientos de personas protestaron este miércoles en Kabul en grupos segregados, hombres y mujeres aparte, para pedir la liberación de los activos de la nación asiática, a los que quedaron sin acceso los afganos tras las sanciones impuestas a los talibanes.

Esta es la primera vez que hombres y mujeres protestan por separado al mismo tiempo en Kabul desde la llegada de los talibanes al poder, y tras la reimposición de duras reglas sobre las mujeres.

«¡Nuestro dinero, nuestros derechos, Biden!», «queremos nuestro dinero, nuestros hijos tienen hambre», o «por qué el mundo está en silencio, déjanos vivir» fueron algunos de los eslóganes que corearon los manifestantes desde sus respectivos grupos.

Frente a las cámaras de los medios de comunicación, los presentes criticaron al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y a la comunidad internacional por la indiferencia con el pueblo afgano, que sufre con dureza el impacto de las sanciones económicas.

«Joe Biden, hace frío y no tenemos comida para nuestros hijos», dijeron en otra de sus consignas.

“Estamos cansados ​​de la situación, la pobreza y el hambre están acabando con nuestras vidas, pero los activos del pueblo afgano siguen siendo bloqueados por Estados Unidos, esta es una de las causas de las crisis económicas en Afganistán”, dijo a Efe Bibi Zarmina, una de los manifestantes.

Ajmal Sami, también presente en la manifestación, reclamó “el dinero que pertenece al pueblo afgano».

«Estados Unidos debe eliminar las sanciones económicas sobre Afganistán, la política tanto de Estados Unidos como de los talibanes son las causas del hambre y la inanición de los afganos”, dijo a Efe.

A diferencia de otras manifestaciones que fueron duramente reprimidas por los fundamentalistas, esta fue apoyada en redes sociales por varios miembros talibanes.

Los videos de protesta fueron difundidos por miembros del Gobierno talibán, incluido Ahmadullah Wasiq, portavoz adjunto del ejecutivo islamista.

En un manifiesto leído en el evento, las personas hicieron llamamientos “tanto a la comunidad internacional como al Gobierno talibán», para mejorar la situación en la que vive la población.

«La comunidad internacional tiene que demostrar que su lema de derechos humanos es correcto y liberar los activos de los bancos afganos sin ninguna condición», señalaron en el escrito.

Afganistán está sumergido en una grave crisis económica y humanitaria desde la toma de Kabul por parte de los fundamentalistas el pasado 15 de agosto.

Desde entonces, la falta de apoyo y reconocimiento de la comunidad internacional, así como las sanciones económicas internacionales y de Estados Unidos para impedir el acceso de los líderes islamistas, varios de ellos considerados amenazas globales, al sistema financiero internacional, aislaron a la nación asiática.

Ahora, la pérdida de valor de la moneda afgana frente al dólar estadounidense o la falta de efectivo en los bancos y el sistema financiero afgano, junto a la llegada del invierno, amenazan con sumir en hambrunas y caos a la población local.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí