Moscú,- Rusia instó hoy a la OTAN y la Unión Europea (UE) a presionar a Kosovo para que retire las fuerzas policiales emplazadas en la frontera con Serbia con el fin de reducir las tensiones por la prohibición de Pristina de matrículas serbias y para proteger los derechos de la población serbia.

«Es hora de presionar enérgicamente a la administración de Pristina, para obligarla a retirar a la policía del norte de Kosovo y evitar que la situación derive en un conflicto más grave», declaró en un comunicado la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova.

La representante de la diplomacia rusa subrayó que tanto la OTAN como la UE tienen «los mandatos suficientes para evitar la arbitrariedad legal, y por ello tienen la responsabilidad de proteger a la población civil, garantizar la paz y la seguridad».

«La comunidad de municipios serbios de Kosovo, creada para garantizar los derechos e intereses de los serbios, ha pasado a ser ‘letra muerta’ debido al sabotaje de Pristina», a la que Moscú acusó de imponer en esta provincia «el control total por medio del aparato represivo del autoproclamado Estado kosovar».

Según Zajárova, se trata de «una nueva ofensiva para expulsar a los serbios de esta región» que no es valorada ni criticada ni por Bruselas ni por Washington.

La creciente tensión entre Serbia y Kosovo, que ha llevado a Belgrado a desplazar tropas a la frontera de su antigua provincia, que declaró su independencia unilateralmente en 2008, comenzó después de que Pristina prohibiese la entrada de vehículos con matrícula serbia en su territorios.

Los serbios, mayoritarios en el norte de Kosovo pero minoría en el resto de un país controlado por albaneses étnicos, organizaron protestas para denunciar que esa medida coarta su libertad de movimiento.

Además, denunciaron como una amenaza el despliegue de blindados de la Policía kosovar en la frontera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí