Miami,- El gobernador de Florida, Ron DeSantis, trató este martes de minimizar el repunte de la pandemia en este estado, además de reiterar que no tomará medidas como ordenar el uso de tapabocas, mientras el número de personas ingresadas en hospitales floridanos marcaba un nuevo récord.

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., este martes había 11.515 personas ingresadas en Florida por la covid-19, es decir un nuevo récord, pero DeSantis dijo que la tendencia al alza de las hospitalizaciones se está ralentizando.

De esa cifra, que lo convierte en el estado del país con el mayor número de ingresados en hospitales por el virus, unos 2.400 enfermos se hallan en cuidados intensivos.

«No vamos a cerrar, vamos a tener las escuelas abiertas, estamos protegiendo el trabajo de todos los floridanos», insistió el republicano DeSantis en una conferencia de prensa.

Como en otras ocasiones, defendió que medidas como imponer el uso obligatorio de máscaras «han fracasado una y otra vez a lo largo de esta pandemia, no solo en los Estados Unidos sino en el exterior».

«No han detenido la propagación de (la variante) delta, que es aún más transmisible, y si no la detuvo antes, definitivamente no va a detenerla ahora», añadió.

Florida ha registrado entre el sábado y lunes 50.997 nuevos casos de covid-19, y 100 muertes a causa de esa enfermedad, según estadísticas difundidas la tarde de este martes por los gubernamentales Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Hasta el lunes, Florida es el estado con mayor número de casos diarios en todo el país. La cifra promedio en este estado se ubicó en 17.628, y el acumulado de los últimos 7 días es de 123.400 positivos.

El reporte semanal emitido el pasado viernes por el Departamento de Salud estatal dio cuenta de un total de 110.477 casos registrados durante la semana del 23 al 29 de julio.

Como hizo este lunes el senador republicano Marco Rubio, el gobernador acusó hoy a los medios de «histeria», por poner el foco en la cifra de casos diarios.

Aunque se han registrado positivos entre la gente vacunada, debido a la altamente transmisible variante delta, resaltó que las hospitalizaciones y casos graves se han reducido de «forma dramática» gracias a las vacunaciones, de acuerdo con DeSantis.

«En las instalaciones para el cuidado de personas mayores la mortalidad se ha reducido en un 90 %», tasa que, dijo, certifica los beneficios de que su administración hiciera de esta población una prioridad de su programa de vacunación.

Florida es, según datos oficiales, el centro de la actual ola de covid-19 en EE.UU., lo que los expertos atribuyen tanto a la expansión de la variante delta, como a un nivel bajo de vacunación (49 % de la población está plenamente vacunado) y la reticencia a medidas como el uso de mascarillas.

¿UN REPUNTE ESTACIONAL?

«Estas cosas suceden, tenemos temporada de verano por cualquier motivo en el cinturón solar (sur de EE.UU.)», señaló el gobernador.

DeSantis dio a entender así que considera estacional el reciente repunte de casos en Estados Unidos y en especial en Florida, estado que el sábado pasado alcanzó la cifra récord de 21.683 nuevos casos en un solo día.

La presidenta de la Asociación de Hospitales de Florida, Mary Mayhew, señaló a la cadena MSNBC, que a Florida le tomó 60 días alcanzar el anterior récord (10.179 hospitalizaciones) en julio de 2020, ello antes de que las vacunas estuvieran disponibles, mientras que el domingo llegó a las 10.207 hospitalizaciones en 27 días.

En Tampa, el hospital más grande de esa área, el Tampa General, más del 90 % de camas destinadas para pacientes de covid-19 están ocupadas, de acuerdo a medios locales.

«Esto es horrible», reconoció el lunes el alcalde de Broward, Steve Geller, tras señalar que este condado y el de Miami-Dade son los de mayor número de hospitalizaciones en todo EE.UU. por la covid-19.

«Los números se duplican cada 10 u 11 días», añadió Geller sobre la cifra de casos, que en gran parte se ha disparado por las personas no vacunadas.

Las autoridades escolares de Broward informaron el lunes que, a consecuencia de un decreto del gobernador DeSantis que deja exclusivamente en manos de los padres si los niños deben usar máscaras en las escuelas, retiró su decisión de requerir mascarillas a todos los estudiantes, maestros, personal administrativo y visitantes.

De forma unánime, el pasado miércoles los nueve miembros de la junta escolar de este condado acordaron volver a imponer el uso de mascarillas en todos los centros educativos, ello luego de la recomendación emitida esa semana CDC para el uso de cubrebocas, sin importar si están vacunados o no.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí