Santo Domingo.- El bachatero dominicano Romeo Santos y su compatriota, el experimentado cantante de baladas Niní Cáffaro, recibieron las máximas estatuillas de los Premios Soberano, la principal premiación de la música y los espectáculos en República Dominicana.

Los premios reunieron en una sola gala los reconocimientos correspondientes a 2019 y 2020, pues la pandemia impidió que se celebraran el año pasado.

Romeo, quien saltó a la falta hace más de 20 años como el cantante principal del grupo Aventura y cuya popularidad ha aumentado siendo solista, sorprendió con su presencia en la premiación a la que asistió, indudablemente, solo a recoger el Gran Soberano correspondiente a 2020.

«Soy pésimo para dar discursos, pero quiero decir a los jóvenes artistas que quizás tienen la percepción errónea de que cuando llegan a ciertos niveles en este negocio de la música las cosas se pondrán más fáciles, les digo que llevo 25 años de trayectoria y hay altas y bajas», dijo el multipremiado artista.

El autor del exitoso álbum «Utopía» aseguró que lo «más importante» para los artistas y para las personas en sentido general es mantener su «autenticidad» en todo momento.

«Mi madre es de Puerto Rico, nací y me crié en Nueva York, pero mi corazón se siente dominicano y siempre será bachatero», afirmó el artista casi al término de la ceremonia que se celebró en un hotel de Santo Domingo con un público limitado debido a la covid-19.

Cáffaro, cantante original de la canción «Por amor» con 53 años de haber sido creada por el compositor dominicano Rafael Solano, recibió el Gran Soberano 2019 que dedicó al propio Solano, así como a su familia y al pueblo dominicano que durante 62 años le ha «mimado» con sus aplausos.

La ceremonia, conducida por Caroline Aquino y Clarissa Molina, contó con actuaciones en video de Juan Luis Guerra y los artistas urbanos puertorriqueños Jay Wheeler y Mike Tower, y la presentación en vivo de su paisano Yandel, quien recibió un Soberano Internacional, luego de interpretar «Encantadora», «Mayor que yo» y Noche de travesuras».

El también puertorriqueño de raíces dominicanas Ozuna fue reconocido con un Soberano Solidario por sus actividades altruistas, principalmente en favor de la niñez.

«Gracias a Jesucristo, Dios es el Todopoderoso (…) dedico este premio a mis fanáticos, a mi equipo de soldados, a todos los soñadores que luchan por su familia, los que tienen un propósito; que Dios los bendiga a todos, viva Puerto Rico y que viva la República Dominicana», expresó Ozuna, quien subió al escenario en pantalones cortos y tocado con un sombrero.

Juan Luis Guerra y su grupo 4.40 presentó en un video «Rosalía», uno de los sencillos de su disco «Bachata rosa», uno de los más laureados el artista dominicano. El cantautor utilizó como escenario la Fortaleza Ozama, una de las construcciones emblemáticas de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, construido en el siglo XVI.

No solo Guerra aprovechó el escenario más antiguo de la capital dominicana, pues Wheeler y Towers también utilizaron el área para ofrecer su éxito «La curiosidad».

Los dominicanos Prince Royce y Natti Natasha, al igual que el colombiano Camilo apelaron a la tecnología para presentar desde la distancia varias de las categorías.

El merenguero, bachatero y senador dominicano Héctor Acosta, popularmente conocido como ‘El Torito’, recibió dos galardones, mientras El Alfa fue el mejor en la música urbana en los años 2019 y 2020. Conocido como ‘El Jefe’, es el más internacional de los artistas dominicanos del género.

Uno de los momentos más animados de la gala lo protagonizó la orquesta de Jossie Esteban y La Patrulla 15, con un recuento de varios de sus más conocidos merengues, aquellos que se escucharon insistentemente en las décadas de los años 80 y 90, principalmente.

Antes de esa presentación, la producción dedicó un segmento a ese ritmo con la participación de figuras consagradas como Fernando Villalona, Acosta, Miriam Cruz y Eddy Herrera, quienes se unieron a jóvenes como Manny Cruz, ganador del premio cantante solista del año.

Los Premios Soberano realizaron un homenaje en recuerdo del personal médico de primera línea que falleció en su combate contra la pandemia en el país. Un grupo de médicos, enfermeras, bioanalistas y camilleros subió al escenario como muestra de respeto por sus compañeros fallecidos.

Se entregaron premios especiales a la Orquesta Sinfónica Nacional, creada hace 80 años, así como a la locutora y actriz María Cristina Camilo, de 102 años, 72 de ellos dedicados a la vida artística.

La música cristiana también tuvo su espacio con las actuaciones del Marcos Yaroide, Glenis Díaz y los grupos Redimi2 y Alfareros.

La premiación concluyó con un segmento protagonizado por ‘El Torito’, la rapera Melymel y el también urbano Chimbala, de los más populares artistas de ese género en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí