Jerusalén,- El nuevo Gobierno israelí, que salvo algún cambio de último momento será ratificado hoy por el Parlamento, tendrá dos primeros ministros y estará conformado por ocho partidos distintos, pertenecientes a casi todo el espectro político.

Si bien para muchos el foco está puesto en el Gobierno saliente, sobre todo en el hasta hoy primer ministro, Benjamín Netanyahu, el Ejecutivo entrante cuenta con una lista de miembros que destaca no solo por su trayectoria sino también por su diversidad ideológica.

Para comenzar, el cargo de primer ministro será ocupado durante los primeros dos años por Naftali Benet, un exitoso empresario devenido en líder colono, que llega al poder con una agenda ultranacionalista y religiosa, neoconservador en lo político y neoliberal en lo económico.

En 2023, Benet, líder del partido Yamina, será reemplazado por Yair Lapid, un experiodista que encabeza la formación Yesh Atid y se presenta como un centrista laico, con tintes progresistas y un discurso conciliador entre las distintas partes de una sociedad israelí cada vez más fragmentada.

Ambos rotarán también la cartera de Exteriores, una muestra de la vocación del nuevo gobierno de recomponer la imagen de Israel en la arena internacional, donde en estos momentos sus principales aliados son líderes de la extrema derecha.

El ministro de Defensa seguirá siendo Beny Gantz, de Azul y Blanco, que también se autodefine como centrista, lideró la campaña militar contra las milicias palestinas de Gaza el mes pasado y que en los últimos dos años estuvo cerca de destronar a Netanyahu.

El ultraderechista laico Avigdor Lieberman, líder de la formación Israel Nuestro Hogar y exministro de Defensa, ocupará la cartera de Finanzas. Nacido en la extinta Unión Soviética, este veterano político formó parte del Likud de Netanyahu a fines de los noventa y tuvo un papel clave en la disolución del último gobierno estable en Israel, a fines de 2018 y debido a una disputa en torno al reclutamiento de los judíos ultraortodoxos para el servicio militar.

La cartera de Justicia será ocupada por el derechista Guideon Saar, del partido Nueva Esperanza y otro exsocio de Netanyahu, junto a quien en los últimos años atacó de forma incesante a múltiples instituciones de Justicia, incluyendo el Tribunal Supremo y el fiscal general.

No son sin embargo únicamente partidos derechistas y centristas los que integran el nuevo Gobierno. Mientras que el izquierdista Meretz y el centroizquierdista Partido Laborista también contarán con carteras a su cargo, el partido islamista Raam, cuya inclusión en la coalición es histórica, tendrá puestos importantes en distintos comités.

Nitzán Horowitz, otro experiodista y líder del pacifista Meretz, será el nuevo ministro de Sanidad, mientras que su número dos, Tamar Zandbger, ocupará el de Protección Medioambiental.

El Partido Laborista tendrá también algunas carteras importantes, incluyendo la de Transporte, a cargo de su líder, la feminista Merav Michaeli, y la de Seguridad Interior, que estará ocupada por Omer Bar-Lev. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí