Quito,.- El rey de España, Felipe VI, cerró en la tarde del lunes su visita a Ecuador tras participar en la investidura del presidente Guillermo Lasso y en un almuerzo protocolar que este ofreció en honor de sus invitados oficiales en el Palacio de Carondelet, confirmaron a Efe fuentes de la Casa Real.

Este lunes y poco antes de participar en la toma de posesión de Lasso en la Asamblea Nacional (Parlamento), el monarca se entrevistó con familiares de dos empleados del Consulado General de su país en Ecuador, fallecidos recientemente por la covid-19.

El monarca español quiso transmitirles «directamente el pésame», precisaron las fuentes.

A ese encuentro sucedió una reunión con la colectividad española en la Residencia de la embajadora de España en el país andino, Elena Madrazo Hegewisch, situada en la localidad de Guápulo, aledaña a Quito.

En la cita, de carácter privado y distendido, Felipe de Borbón comentó a la colectividad española radicada en el país andino que por parte de España, hay «toda la intención» de ayudar y estar muy cerca de Ecuador y que recalcó a sus dirigentes la buena sintonía y relación existente.

Entre 20 y 30 personas, entre empresarios, funcionarios de organizaciones locales e internacionales, de los ámbitos de cooperación, universitario, religioso y cultural, participaron en el encuentro con el monarca.

Acompañó a Felipe VI la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, quien subrayó el nivel de los lazos bilaterales.

«Son relaciones muy estrechas, tanto por la gran presencia de ecuatorianos en España, como de españoles en Ecuador», dijo a Efe la jefa de la diplomacia española.

González Laya manifestó que «aunque está basada sobre todo sobre grandes lazos humanos, que dan una base muy sólida a la relación cualquiera que sea el gobierno en ejercicio en España o en Ecuador», tiene otras muchas proyecciones y el deseo de intensificarlas.

El jefe de Estado llegó al país el domingo y mantuvo sendos encuentros oficiales con el presidente saliente de Ecuador Lenín Moreno, y otro con Lasso, y les trasladó «la magnífica» relación bilateral y su deseo de que continúe, señaló a Efe Casa Real.

Tras la reunión con la colectividad española, la delegación oficial del monarca se desplazó a la sede Parlamentaria para participar en la ceremonia oficial de traspaso de mando, junto a otros mandatarios como el de Brasil, Jair Bolsonaro, de República Dominicana, Luis Abinader, y de Haití, Jovenel Moise.

Además, una decena de cancilleres de la región latinoamericana, entre ellos los de Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Uruguay, Guatemala, Bolivia y Argentina y España, mientras que Honduras, México y Perú designaron a otros altos funcionarios.

Se trata de la quinta participación de Felipe VI en la toma de posesión de un mandatario iberoamericano desde que es rey, ya que antes estuvo en 2018 en la del mexicano Andrés Manuel López Obrador, en 2019 en la del panameño Laurentino Cortizo, y en 2020 en las del uruguayo Luis Lacalle Pou, y del boliviano Luis Arce.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí