Redacción Internacional-El líder en funciones del gobierno civil de Birmania, depuesto por los militares tras el golpe de Estado del 1 de febrero, hizo un llamamiento anoche a una “revolución” para restaurar la democracia, mientras este domingo continúa la represión contra los manifestantes, con al menos un muerto a manos de las fuerzas del orden.

“Para formar una democracia federal, con todos los hermanos de las etnias que han sufrido toda clase de opresiones de la dictadura durante décadas, esta revolución es una oportunidad para juntar nuestros esfuerzos”, dijo en un discurso de seis minutos por Facebook Mahn Win Khaing Than, líder en funciones del gobierno civil tras la detención de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi el día del golpe.

Than, que junto a otros miembros de la Liga Nacional para la Democracia (LND) permanece oculto, afirmó en su primer discurso al país que Birmanioala nación vive su “momento más oscuro, pero el amanecer está cerca” y prometió que el gobierno civil tratará de aprobar leyes que otorguen a la población el derecho a defenderse”.

“Este es el momento para que todos nuestros ciudadanos pongan a prueba su resistencia contra los momentos oscuros”, declaró.

La alocución de Than tuvo lugar tras una nueva jornada trágica el sábado, con 8 muertos en distintas ciudades del país por la represión de las fuerzas de seguridad, que este domingo mataron a una persona más e hirieron de bala a otras cuatro durante una protesta en la ciudad de Bago.

Than fue nombrado vicepresidente del Comité de Representantes de la Asamblea de la Unión (CRPH), que agrupa a parte de los parlamentarios electos en los comicios del pasado noviembre y que no pudieron asumir formalmente sus escaños por la sublevación militar del 1 de febrero.

El CRPH ya había revalidado los cargos del presidente, Win Myint, y la Consejera de Estado, Suu Kyi, ambos bajo custodia de los militares, por lo que Than actúa de líder en funciones.

El Ejercito detuvo la mañana del golpe a la mayoría del Gobierno electo, incluida la líder de facto, Aung San Suu Kyi, y el presidente, Win Myint, además de anular la inauguración de la legislatura prevista para ese mismo día.

La junta militar, cuya represión ha causado más de 70 muertos en las manifestaciones pacíficas debido principalmente a los disparos de policías y soldados, también ha acosado a los periodistas y medios que cubren las manifestaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí