San José,- Las autoridades de Costa Rica informaron este miércoles de un hecho de violencia en el que desconocidos quemaron colchones y otros artículos en la calle frente a un albergue para atender casos de la COVID-19.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE), que encarga de estos albergues, informó que el hecho ocurrió la madrugada de este miércoles en la localidad del Turrialba, provincia de Cartago (este), y repudió este tipo de actos.

“En el sitio se dio refugio a la madre de una menor de 2 meses de edad, proveniente de territorio indígena, que se encuentra en el Hospital de Niños por ser un caso positivo COVID-19. En el centro de atención permanecían tres personas indígenas, quienes fueron aisladas de forma preventiva en espera de los resultados del examen de la COVID-19”, informó la CNE.

La institución agregó que las personas se encuentran en excelentes condiciones de salud y que serán trasladadas a otro sitio de atención.

Estos albergues fueron acondicionados por la Municipalidad de Turrialba para atender casos positivos y sospechosos de COVID-19 del cantón.

El presidente de la CNE, Alexander Solís, lamentó que estos hechos violentos “denotan un claro desconocimiento de la forma de la transmisión del virus, así como la falta de solidaridad y humanismo”.

Las autoridades aseguran que tener estos centros de albergue en todos los cantones del país permite garantizar un rápido aislamiento de las personas cuyos hogares no reúnen las condiciones para pasar una cuarentena, ofrecen una adecuada atención médica y que además ayudan a controlar la propagación del virus en la comunidad.

La CNE recordó el caso de 43 personas, entre ellos, niños y niñas, en el cantón de San José (centro) y San Ramón (oeste), que fueron aisladas de forma exitosa el pasado mes en albergues.

También te podría interesar:   Lombardía limita horarios en bares y el Gobierno estudia nuevas restricciones

Este episodio se suma a otro no violento ocurrido en junio pasado en la zona de Pocosol (norte), donde un grupo de vecinos protestó en las calles contra la instalación de un albergue en su comunidad, ante lo que las autoridades decidieron trasladar a otro sitio a una veintena de personas contagiadas.

Por su parte, la defensora de los habitantes, Catalina Crespo, condenó los actos de violencia y discriminación e hizo un llamado a la población a actuar con solidaridad ante la pandemia.

“Hoy Costa Rica enfrenta un enorme desafío. Estamos luchando como país por contener y mitigar los efectos de un nuevo virus que amenaza a la humanidad. Somos un país de paz, erradiquemos cualquier acto de violencia y discriminación; que prevalezca hoy más que nunca el respeto, la esperanza y la paz”, manifestó.

En el último mes Costa Rica ha experimentado un crecimiento de casos, hospitalizaciones y muertes, en lo que las autoridades de Salud han llamado la segunda ola pandémica.

Costa Rica registró su primer caso de COVID-19 el 6 de marzo y desde entonces contabiliza un total de 8.482 casos, de los cuales 2.441 ya se recuperaron y 37 fallecieron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.