Tegucigalpa,- Las muertes por COVID-19 en Honduras ascendieron a 485, mientras que los casos de contagios a 18.818, informó este lunes el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), que además indicó que seguramente hay más decesos, pero deben ser confirmados por las pruebas de laboratorio PCR.

El informe del Sinager registró seis nuevos fallecimientos por COVID-19, con los que oficialmente suman 485, pero según versiones de medios locales de prensa, citando fuentes médicas de hospitales de San Pedro Sula y Tegucigalpa, en el norte y centro del país, entre el domingo y este lunes habrían muerto alrededor de 50 personas por el mismo mal.

El portavoz del Sinager, Francis Contreras, indicó que de 1.540 nuevas pruebas de laboratorio PCR, 736 dieron positivo, con las que los enfermos ahora suman 18.818, mientras que 804 dieron negativo.

Con más de 200 casos cada uno, en el orden, los departamentos de Cortés, norte, y Francisco Morazán, centro, donde se localiza Tegucigalpa, fueron los que más contagios registraron en las últimas pruebas practicadas, añadió Contreras.

El funcionario señaló que preocupa que otros departamentos, con menor población, están registrando muchos casos, como Atlántida, en el Caribe, que sumó 154, Santa Bárbara, occidente, 50, y Choluteca, en el sur, 35.

Los pacientes que se han recuperado de la mortal enfermedad ascendieron hoy a 1.961 con 86 nuevos casos, según el informe del Sinager, que además registra una tasa de letalidad por COVID-19 de 2,58 por ciento.

Además, 1.203 personas están hospitalizadas, de las que 758 presentan un cuadro estable, 399 están graves y 56 en unidades de cuidados intensivos.

También te podría interesar:   China suma 21 nuevos casos de COVID-19, 13 de ellos en Xinjiang

SITUACIÓN CADA VEZ MÁS DRAMÁTICA

Con tantos casos de enfermos y muertos diarios, la situación en Honduras por la pandemia de COVID-19 cada vez es más dramática.

Varios médicos dijeron hoy a los periodistas que el país está entrando a la “fase seis”, que consiste en el “colapso” de los hospitales, de lo que responsabilizan en parte a mucha gente que no ha guardado las medidas sanitarias que vienen siendo recomendadas por las autoridades sanitarias, desde marzo, cuando iniciaba la pandemia.

Entre los muertos que registra el país por COVID-19 figuran varios médicos, enfermeras y otro personal sanitario, lo mismo que bomberos, policías y militares, involucrados en la lucha contra la COVID-19.

El viceministro de Salud, Roberto Cosenza, indicó a periodistas que la situación es “preocupante”, porque los hospitales están “llenos a su capacidad”, aunque se sigue haciendo el esfuerzo de abrir nuevos espacios para atender a tanto enfermo.

Cosenza reiteró el llamamiento a la población a que no salga de su casa si no es por algo de emergencia, y que siga guardando todas las medidas de seguridad sanitaria.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, quien va por la segunda semana ingresado en el Hospital Militar, en Tegucigalpa, por haber contraído la COVID-19, dijo que “los sectores reunidos en la mesa multisectorial coincidimos en la necesidad de afianzar las medidas que sean efectivas y produzcan resultados en esta situación de incertidumbre”.

“Comparto la preocupación de epidemiólogos y expertos de salud por el crecimiento de la ola de contagios y la presión que esto provoca en los hospitales. Esto es una tarea de todos; de nuestra disciplina y unidad depende todo. ¡Juntos saldremos adelante!”, enfatizó el gobernante en redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.