Nueva York,- Desde el pasado 26 de mayo, con el inicio de las protestas en EE.UU. por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, se han producido en el país unas 400 violaciones de libertad de prensa, según indicó este viernes en un comunicado el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, sus siglas en inglés).

La cifra es un reflejo de los incidentes contra periodistas en las protestas que ha registrado el US Press Freedom Tracker, del cual el CPJ es un miembro fundador, y ha llevado a este grupo y a otras asociaciones locales e internacionales a enviar una carta al presidente de EE.UU., Donald Trump, y a los gobernadores del país, pidiendo que se expresaran públicamente en contra de estos ataques.

“No es una sorpresa que los periodistas hayan salido a la calle a cubrir las mayores protestas que se han registrado en EE.UU. en los últimos 50 años. Lo que ha sido sorprendente es que los periodistas hayan sido tratados con violencia (…) por la Policía por hacer su trabajo”, señaló en un comunicado la representante de CPJ Courtney Radsch.

Mientras que algunos de los incidentes se han producido cuando los periodistas han quedado atrapados en violentas protestas, la gran mayoría de los ataques, alrededor de un 80 %, han sido llevados a cabo por las fuerzas del orden, según el US Press Freedom Tracker, que señala que se han recibido información de este tipo de sucesos en 61 comunidades y 33 estados de todo el país.

“Los policías detrás de estos ataques no están cumpliendo la ley ni se están ateniendo a la Constitución de EE.UU”, señaló Radsch, que dijo que periodistas claramente identificados, con acreditaciones de prensa y con equipamiento profesional, han sido objeto de asaltos por parte de las fuerzas del orden.

También te podría interesar:   Ciudad colombiana pide ayuda a Cuba, España y otros países para frenar COVID

“Determinar cómo de prevalentes son estos ataques ha sido crítico para enfrentarnos al problema más amplio de impunidad policial”, aseveró la portavoz del CPJ.

Algunos de los ataques, subraya el CPJ, parecen haber sido racistas, como el del corresponsal de la CNN Omar Jimenez, que fue arrestado en Mineápolis el 29 de mayo mientras que otro compañero blanco, que era parte del equipo de transmisión de esa emisora y que se hallaba a pocos metros, no fue detenido.

En otro incidente, señalan, se vio cómo la Policía de Detroit le pedía la credencial de prensa a un periodista negro, pero no así a sus compañeros blancos.

En concreto, según las últimas cifras del US Press Freedom Tracker, se han producido 58 arrestos de periodistas, 86 ataques físicos (54 de ellos a manos de policías), 54 incidentes con gas lacrimógeno, 31 con espray de pimienta, 87 con balas de goma u otros proyectiles, 53 incidentes en los que cámaras fueron dañadas y 38 más de diversa índole.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.