Nueva York.- La ciudad de Nueva York, epicentro de la pandemia del COVID-19 en EEUU, redoblará sus esfuerzos en la pruebas de anticuerpos y ofrecerá a partir de la semana que viene 140.000 test a empleados sanitarios y de emergencias, y otros 140.000 a determinadas comunidades en sus cinco distritos, según anunció este jueves el alcalde, Bill de Blasio.

En su actualización diaria, el alcalde informó de una bajada en el número diario de nuevas hospitalizaciones en la ciudad y en el conjunto de pacientes ingresados en la UCI, aunque el porcentaje de positivos en la gran urbe ha subido respecto al total de examinados, hasta el 16 %, en parte debido al incremento de los test de diagnóstico.

De Blasio dijo que “es clave hacer más y más tests” para superar la crisis del coronavirus y, en el caso de las pruebas de anticuerpos, para utilizar el plasma convalenciente de los que hayan superado la enfermedad y así ayudar a los médicos y científicos a “responder las preguntas” que plantean la búsqueda de tratamiento y otras investigaciones.

“A la gente se le preguntará información demográfica y de empleo importante, porque queremos entender cómo la enfermedad ha afectado a la gente en diferentes partes de la economía y de la ciudad”, explicó el alcalde, que ofrecerá las pruebas en dos tandas, una durante dos semanas en mayo y otra durante dos semanas en junio.

El dirigente neoyorquino acusó al Gobierno de Donald Trump de “no estar haciéndolo bien” con los test de diagnóstico de COVID-19 y le instó aplicar la Ley para que las empresas nacionales produzcan “lo necesario” en ese sentido, pero entretanto dijo que hará “cuantas más pruebas de anticuerpos se puedan” en pro del “camino hacia la reapertura”.

“Hay dos cosas que el gobierno federal tenía que hacer en esta crisis: (ofrecer) pruebas y apoyar a las ciudades y estados. Sigue fracasando en el asunto de las pruebas y en el apoyo a las ciudades y estados”, sentenció De Blasio, que en los últimos días ha avisado de la posibilidad de recortar empleos en servicios esenciales por la falta de dinero.

Preguntado por una investigación recogida este jueves en The New York Times que apunta a que el virus se propagó por EE.UU. desde Nueva York, el alcalde aseguró que a finales de enero pidió que se realizaran pruebas y concluyó con “la historia de lo que ha pasado: había opciones que se tomaron o no, y que podían haber cambiado la trayectoria de la enfermedad en la ciudad y el país”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí