Santa Cruz (Bolivia).- El embarque este miércoles en un avión con destino a Madrid con casi trescientos pasajeros, la mayoría españoles que estaban varados en Bolivia, estuvo marcado por un lado por la alegría de volver a España, pero por otro por la tristeza por cuatro fallecidos en un accidente cuando se dirigían a tomar este vuelo.

El cónsul de España en Santa Cruz, Agustín Uña, la ciudad boliviana desde la que partió el vuelo a la capital española, recordó a los cuatro fallecidos al estrellarse el pasado sábado una avioneta militar que les llevaba a la capital cruceña para tomar este avión.

“Ha sido muy emotivo”, relató el cónsul a Efe, pues en el avión van las cenizas de tres víctimas españolas del accidente, que ocurrió al poco de despegar la aeronave en la región amazónica de Beni y en el que además murieron los dos tripulantes de la Fuerza Aérea Boliviana y una boliviana residente en España.

Uña explicó que en el vuelo viajan 292 pasajeros, incluidos seis bebés, después de “grandes dificultades” para trasladar a Santa Cruz a muchos de ellos desde otras partes de Bolivia, por la orografía de un país que va de los Andes a la Amazonía y otros inconvenientes en trámites burocráticos, pero finalmente fue posible entre las autoridades de España y de Bolivia.

El pasaje incluye a 16 bolivianos y 47 ciudadanos de varios países europeos, además de los españoles.

El regreso desde el aeropuerto de Viru Viru, el principal de Bolivia, era esperado desde hace semanas, después que quedaran varados en Bolivia cuando se decretó a finales de marzo el cierre de fronteras y del espacio aéreo, salvo para vuelos humanitarios, al declararse estado de emergencia sanitaria por el COVID-19.

El barcelonés Kevin Crespo contó a Efe que logró en último momento los billetes junto a su esposa y dos hijos, después de que su hija estuviera a punto de morir tras enfermar en Bolivia.

Crespo expresó su satisfacción, tras una “sensación muy desesperante” hasta conseguir plaza en el avión solo un día antes de partir, gracias a que otros renunciaron a las suyas.

El avión tiene previsto llegar a Madrid en la mañana del jueves hora peninsular de España, tras un retraso en su salida de Santa Cruz.

El vuelo de la compañía Iberia había llegado a Santa Cruz tras partir el martes de Madrid con 144 bolivianos residentes en distintos países europeos, que dieron negativo en pruebas para detectar coronavirus pero que deben pasar cuarentena en Bolivia por los protocolos para evitar contagios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí