Asunción.- El ministro de Salud de Paraguay, Julio Mazzoleni, confirmó este miércoles en una conferencia de prensa que la mitad de los artículos sanitarios comprados a China para reforzar el sistema de salud ante la pandemia de coronavirus son defectuosos.

Paraguay adquirió del gigante asiático 6 millones de mascarillas quirúrgicas, 50 camas, 80.0000 trajes de protección, 40.000 protectores faciales, 30.000 protectores oculares y 1,7 millones de mascarillas N95, productos por los que pagó un anticipó correspondiente al 30 %.

De esos seis pedidos, el Ministerio de Salud ha evaluado ya las camas, las mascarillas quirúrgicas y los trajes de protección, todos con algún defecto.

“El problema que se da es que, cuando se abre el producto, las especificaciones técnicas, el tipo de material que hace el tejido puede ser utilizado para otras acciones, pero para la seguridad de salud está un nivel por debajo de lo requerido y tiene cierto tipo de sutura que tampoco es el adecuado”, dijo el ministro, en referencia a las batas de protección.

En cuanto a las mascarillas, el problema encontrado es que “la documentación no está en regla”, a pesar de que las características y las especificaciones técnicas son las adecuadas.

Las camas recibidas carecían de los niveles de movimiento necesarios, por lo que también fueron rechazadas.

“Tres de los seis ítems son los que han sido evaluados. Los tres por el momento han sido rechazados pero con posibilidades de la empresa de poder revertir eso. Los otros tres todavía no han sido evaluados”, explicó Mazzoleni durante la presentación de estos productos a la prensa en el Parque Sanitario, ubicado en la localidad de Mariano Roque Alonso, en las afueras de Asunción.

Mazzoleni insistió en que Paraguay no es el único país que ha recibido productos defectuosos y recordó que “tiene que competir a nivel mundial” para encontrar los artículos necesarios en un mercado saturado por el exceso de demanda y la escasez de oferta.

FRENO DE MANO A LA CUARENTENA

Paraguay culminará este domingo las restricciones sanitarias y pasará el lunes a la primera fase de la “cuarentena inteligente”, nombre que ha dado el Gobierno a la flexibilización de las medidas.

Mazzoleni recalcó que esa “inteligencia” de la cuarentena permitirá al Gobierno avanzar o retroceder en sus decisiones e incluso echar “el freno de mano, si hace falta”, en caso de que no dé los resultados esperados.

Paraguay registra, desde el 7 de marzo, 239 casos positivos de coronavirus, de los que nueve han fallecido y 102 se han recuperado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí