Roma,- El Gobierno italiano avanzó hoy que la mayoría de las empresas, la manufactura y la construcción reanudarán su actividad desde el próximo 4 de mayo, cuando el país inicie su desconfinamiento, pero que los ciudadanos tendrán que esperar un poco más hasta tener plena libertad de movimiento.

“Estamos trabajando para permitir la reanudación de la actividad de la mayoría de las empresas, desde la manufactura hasta la construcción, el 4 de mayo. No podemos alargar más el bloqueo, corremos el riesgo de sufrir un deterioro demasiado grave del tejido socioeconómico”, explica el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en una entrevista que publica “La Repubblica”.

El Ejecutivo ultima los detalles de este esperado plan que permitirá en poco más de una semana que el país inicie gradualmente su camino hacia la ansiada normalidad, interrumpida por la crisis del coronavirus, y muchos sectores se preguntan si podrán volver a su actividad.

De momento, el primer ministro ha avanzado algunas claves de este plan, que “revisará las restricciones más estrictas” del confinamiento.

“Todavía no estamos en condiciones de restablecer la plena libertad de movimiento, pero estamos estudiando una relajación de las restricciones más estrictas actuales. (…) Nos esforzaremos por permitir mayores desplazamientos, conservando todas las garantías de prevención y contención de la infección”, revela.

Los bares y restaurantes tendrán que esperar, si bien el primer ministro no se atreve a dar una fecha concreta. Sí lo hace para los colegios, que dice que abrirán en septiembre.

Conte indica que ya la próxima semana podrán reabrir las actividades empresariales consideradas “estratégicas”, como las productivas e industriales ligadas a las exportaciones, después de demostrar que están en condiciones de garantizar protocolos de seguridad para sus trabajadores.

Tal y como ha hecho España, Italia fijará el precio máximo de venta de las mascarillas para evitar especulaciones de mercado y aprobará ayudas para apoyar al sector del turismo, que supone casi el 13 % del producto interior bruto (PIB) y es el más afectado por las cancelaciones masivas ante el temor de la pandemia.

“El sector del turismo es el más gravemente afectado, también porque no tiene posibilidad de remediar las pérdidas acumuladas por sí solo”, subraya, al tiempo que observa que se están analizando “varias propuestas para apoyarlo”.

El coronavirus ha causado más de 26.000 fallecidos en Italia y casi 200.000 casos de contagio desde que se inició la emergencia el 21 de febrero, según el último balance oficial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí