El ex-agente del FBI Robert Levinson fue dado por desaparecido en marzo de 2007 durante un viaje a Kish para investigar de forma privada el tráfico ilegal de cigarrillos, según se había hecho público hasta este momento. Cuatro años después del secuestro, su familia recibió varias imágenes en las que aparecía esposado. el exagente viajó en un momento en que estaba discutiendo la renovación de su contrato con la CIA, organismo para el que trabajó durante varios años.

Luego de su desaparición, la CIA y el FBI garantizaron que Levinson no tenía relación alguna con las agencias en ese momento y minimizaron sus lazos con él, al tiempo que destacaron que no estaba realizando ninguna misión durante su viaje. Pero meses después del secuestro se filtraron varios correos electrónicos y otros documentos que sugerían que fue enviado a Irán por orden de la CIA que no tenían autoridad para llevar a cabo misiones de espionaje en el extranjero.

La CIA modificó las normas que definen las relaciones entre los analistas y los contratistas(Espías Externos), incluyendo  expertos que no trabajan directamente para la agencia, dificultando así a los empleados mantener este tipo de relaciones.Finalmente, concluyó que era responsable de Levinson durante su viaje a Irán y pagó a su mujer 2,5 millones de dólares.

A pesar de que ha aparecido en varias fotografías y vídeos, el Gobierno iraní ha afirmado en varias ocasiones no conocer su paradero y no tener pruebas de su presencia en el país.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí