Managua.- Las pruebas de COVID-19 en Nicaragua únicamente se realizan a las personas que han tenido contacto con viajeros, y que muestran los síntomas, informó este lunes el Ministerio de Salud, que reporta 4 casos confirmados, todos “importados”, incluyendo un fallecido.

“Las pruebas no se hacen a todas las personas, sólo a la que estuvo en contacto y desarrolla síntomas (…), no podés estar haciendo pruebas a todo el mundo”, dijo la directora de Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud (Minsa), Martha Reyes, al Canal 10 de televisión local, único medio independiente al que el Gobierno nicaragüense brinda declaraciones.

El manejo de la pandemia y de la información que sobre esta realiza el Gobierno ha merecido críticas de diversos sectores, incluyendo médicos de distintas especialidades, quienes dudan de la versión oficial, que descarta contagios comunitarios.

Tanto la Unidad Médica Nicaragüense, como el Comité Científico Multidisciplinario, ambos compuestos por expertos independientes en medicina y otras áreas, han advertido que la información del Gobierno sobre el COVID-19 no es confiable.

La desconfianza de los expertos, según han dicho, es que no es posible que el COVID-19, que fue reportado de manera oficial el pasado día 18, se comporte en el resto del mundo de una manera distinta a la de Nicaragua, donde el Gobierno organiza eventos multitudinarios y no ejecuta medidas sociales de prevención.

SIN CONTAGIO LOCAL

Reyes minimizó la posibilidad de que en Nicaragua se den contagios asintomáticos locales, al asegurar que “el peso de la transmisión es mucho mayor sobre el (que presenta síntomas)”, e insistió en que “tiene que haber un nexo” entre la persona con COVID-19 y alguien que vino de otro país.

El debate incrementó la semana pasada, cuando la Organización Panamericana de la Salud (OPS) debió retractarse de haber informado sobre 6 casos confirmados, frente a los 2 que reportaba el Gobierno, y luego cuando Cuba relacionó con Nicaragua a una de sus nacionales contagiadas.

“Estamos seguros de lo que nuestra vigilancia encontró, no pudo haber sido (en Nicaragua), es importante que de Cuba también revisen”, dijo Reyes, sobre el caso cubano.

La funcionaria indicó que el protocolo nicaragüense establece que las personas con síntomas parecidos a los de la pandemia no reciben un tratamiento diferente hasta que se comprueba que tuvo contacto directo con alguien que llegó recientemente del exterior.

“Seguimos en el escenario 2, está bien definido, con (cuatro) casos importados”, reiteró.

La posición del Gobierno sobre el COVID-19 ha hecho que una cantidad notoria de nicaragüenses pongan en práctica las recomendaciones que brinda directamente la Organización Mundial de la Salud (OMS), o las que les llegan por redes sociales, especialmente las referidas al distanciamiento social y lavado de manos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí