Roma.-Italia ha endurecido las medidas ya adoptadas para contener el coronavirus en el país y ha dispuesto el cierre de todos los parques y jardines públicos, así como los desplazamientos los fines de semana a las segundas residencias.

Estas medidas llegan en el peor día en Italia, desde que hace un mes se detectó el primer contagiado, con 627 fallecidos en las últimas 24 horas que elevan a 4.032 las muertes.

En la ordenanza del Ministerio de Sanidad se establece la prohibición de acceso a los parques, villas, y áreas de juego y jardines públicos en todo el país.

Asimismo, “prohíbe realizar actividades lúdicas o recreativas al aire libre”, mientras que se consienten aún la practica del deporte, correr o ciclismo, “pero en proximidad de la vivienda y respetando la distancia de un metro entre las personas”.

Esta medida era una de las que habían pedido los presidentes de las regiones al comprobar que las personas seguían acudiendo a los parques públicos masivamente.

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, acudió hoy al parque de la Caffarella para denunciar en primera persona la cantidad de romanos que con el buen tiempo habían acudido a esta área verde de la capital para pasear o hacer ejercicio, a pesar de los continuos llamamientos a quedarse en casa para no propagar aún más los contagios.

Sin embargo, por el momento, se desestimó la prohibición total de hacer deporte.

Sanidad también prohibió cualquier desplazamiento en los días festivos o prefestivos a las segundas casas utilizadas para las vacaciones.

Estas medidas entrarán en vigor mañana y son validas hasta el 25 de marzo y se suman a las ya aplicadas en el país de no poder salir de casa sin un motivo valido como ir al trabajo o a la compra, así como el cierre de todas las actividades comerciales excepto supermercados, farmacias y negocios que ofrezcan bienes de primera necesidad.

Otra de las disposiciones de Sanidad es el cierre de todos los negocios de alimentación que se encuentran en las estaciones ferroviarias o en las gasolineras a excepción de las estaciones de servicio de las autopistas, donde se permitirá solo vender comida para llevar.

Siguen abiertas las tiendas de alimentación y bebidas en aeropuertos y hospitales.

Sanidad también prohibió cualquier desplazamiento en los días festivos o prefestivos a las segundas casas utilizadas para las vacaciones.

“Es necesario hacer aún más para contener el contagio. Garantizar un eficaz distanciamiento social es fundamental para combatir la difusión del virus. El comportamiento de cada uno es esencial para ganar la batalla”, afirmó tras publicar el decreto el ministro de Sanidad, Roberto Esperanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí