Tegucigalpa.- Una veintena de hondureños, procedentes de cinco países y que ingresaron por Nicaragua, han sido puestos este miércoles en cuarentena en Honduras como medida para prevenir la propagación del coronavirus, mientras decenas de personas han desafiado el toque de queda que rige en Tegucigalpa.

El jefe de la región metropolitana de Salud, Harry Book, dijo a periodista que los hondureños serán enviados a un centro especial de cuarentena habilitado en el complejo deportivo conocido como Villa Olímpica, en el extremo oriental de Tegucigalpa.

Los hondureños llegaron al país por la aduana Las Manos, fronteriza con Nicaragua, procedentes de Costa Rica, Colombia, España, Panamá y Sudáfrica, a pesar de que las fronteras de Honduras se encuentran cerradas desde la medianoche del domingo.

El funcionario pidió a la población “no estigmatizar” a las personas que son puestas en cuarentena como medida de prevención y aseguró que fueron “evaluados” en Costa Rica y Nicaragua.

“Necesitamos volver a garantizar que se cumple el reglamento sanitario”, subrayó Book, quien señaló que los hondureños “infringieron las leyes” de Honduras al ingresar pese a las prohibiciones.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ordenó el domingo el cierre de todas las fronteras nacionales por vía terrestre, aérea y marítima para el tránsito de personas, lo cual se han cumplido a medias.

SERÁN EVALUADOS

Los hondureños serán “evaluados” por médicos de la Oficina Sanitaria Internacional de la capital hondureña y luego serán aislados por 14 días en la Villa Olímpica, aunque estén asintomáticos, explico Book.

“Los vamos a evaluar para garantizar que vienen asintomáticos, esto no es una consulta médica, es una evaluación”, insistió el alto cargo de Salud.

La exministra de Salud y vocera de la entidad, Roxana Araújo, coincidió con Book y subrayó que todos los hondureños que ingresen al país serán sometidos a pruebas y entrevistas siguiendo el protocolo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los síntomas del coronavirus son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden estar acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

DESAFÍAN TOQUE DE QUEDA

Honduras, bajo alerta roja y en emergencia sanitaria, reporta nueve casos confirmados de coronavirus y las autoridades ampliaron ayer a cuatro ciudades el toque de queda “absoluto e indefinido”.

Sin embargo, decenas de hondureños desafiaron en Tegucigalpa el toque de queda absoluto, que rige además en San Pedro Sula, Choluteca y La Ceiba, las cuatro ciudades donde se reportan los nueve casos de COVID-19.

Algunas personas han salido a las calles para tratar de abastecerse de agua potable, comida y combustibles, pero la mayoría de los negocios están cerrados desde el martes y las pocas gasolineras abiertas son para proveer gasolina a los vehículos del Estado que trabajan en la emergencia, según constató Efe.

La Policía Nacional y la Municipal de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, desalojó a un grupo de vendedores que se apostaron hoy en el centro de la ciudad pese al toque de queda.

EXCEPCIONES

Quedan excluidos del toque de queda en esas cuatro ciudades el transporte de carga, productos agrícolas, alimentos perecederos, transporte de hospitales públicos y privados, productos médicos, transporte de seguridad y emergencia, distribuidores de agua y tren de aseo.

El resto de las ciudades del país, donde también se mantiene el toque de queda, lucen prácticamente desiertas, según imágenes divulgadas por la televisión local.

Militares y policías mantienen sitiado desde ayer un barrio de la capital hondureña debido a que en la zona viven cinco de los nueve pacientes confirmados por coronavirus en el país, todos miembros de una misma familia.

Los aeropuertos Toncontín, de Tegucigalpa, y Golosón, de La Ceiba, se mantienen cerrados como parte de las medidas adoptadas por el Gobierno hondureño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí