Miami.- Los artistas urbanos De La Ghetto y Darell eligieron una hermosa mansión en Miami (EE.UU), de 1.290 metros cuadrados y cuya venta ascendía a 11 millones de dólares, para grabar el video de la canción “El que se enamora pierde”, la colaboración que lanzaron este miércoles.

“Esta canción es parte de mi nuevo disco que se llama ‘Los Chulitos'”, dijo a Efe De La Ghetto durante el rodaje del video realizado bajo la dirección del venezolano Daniel Durán, que tuvo a su cargo más de 50 personas y a cuya grabación fue invitada Efe.

“Salió espontáneamente. Yo estaba en el estudio haciendo otro tema y llegó Darell como a las tres de la mañana y cambiamos todos los planes y terminamos haciendo un tema nuevo”, explicó el cantante estadounidense.

“La historia del video es que Darell y yo estamos perdidos y encontramos esta casa y nos atiende un mayordomo”, indicó el cantante puertorriqueño al describir la historia. “Resulta que esta casa es una casa de apuestas solo para mujeres. Nos metemos allí y terminamos perdiendo hasta el alma”, agregó.

“Queríamos tener un ‘flow’ misterioso, pero a la vez urbano”, explicó Darell, quien reside en Miami desde hace varios años.

Por su parte, el director Durán, cuya empresa “Wolves Films” ha desarrollado producciones para artistas como Daddy Yankee, Natti Natasha, The Jonas Brothers, Maluma, Becky G., Enrique Iglesias y Jennifer López, entre otros, contó a Efe que “De La Ghetto nos dijo que quería hacer un video que contara una historia, pero que no fuera el típico de desamor, entonces se nos ocurrió esto de la pérdida de apuestas y desde allí salió el resto”.

También te podría interesar:   Maluma se lleva el MTV VMA a mejor videoclip latino por "Qué pena"

“Nosotros nos encargamos de desarrollar todo el concepto, presentárselo al artista y su equipo y una vez que es aprobado, de llevarlo a la realidad. En la mayoría de los casos el proceso se tarda varios meses hasta que estamos listos para filmar”, agregó.

El video musical de “El que se enamora pierde” tomó casi 24 horas en filmar de principio a fin: el director y su equipo llegaron con un plan completo, que incluía la posición de las cámaras y cuál usar para cada momento, el tiempo que llevaría armar y desarmar las estructuras necesarias y hasta marcar en el suelo las posiciones más importantes.

Luego ensayaron las bailarinas, quienes llegaron ya con la coreografía aprendida sin embargo, contaban con el coreógrafo en el lugar corrigiendo cada detalle.En la casa, que cuenta con 10 habitaciones y 12 cuartos de baño, cada artista estaba con su propio equipo. Tenía su vestuario con diferentes piezas para escoger dentro de los “looks” ya decididos y más de una persona cuidando de que lucieran perfectos.

“Me encanta todo lo que estamos haciendo acá. Vale la pena el esfuerzo y hacer lo mismo una y otra vez”, indicó Darell.

Los primeros segmentos que se filmaron fueron aquellos en los que cada artista cantaba por separado al aire libre.

De La Guetto y Darell cantaron una y otra vez sus partes. El primero sobre una plataforma en la piscina, que lo hacía ver como flotando sobre el agua mientras el segundo en un patio lleno de columnas, enfundado en un traje negro y un sofisticado sombrero.Ambos repitieron más de 10 veces sus partes hasta que el director Durán consideró que tenía todas las imágenes que necesitaba para hacer el video. En algunos casos estuvieron rodeados de bailarinas. En otros solos.

También te podría interesar:   VIDEO: Nicky Jam regala dinero a empleados de restaurante de comida rápida

También grabaron en el ultra lujoso comedor de la casa, donde las bailarinas, apenas vestidas en ropa interior de encaje negro, comían un banquete en una escena que desbordaba exceso y lujuria.El resultado final puede verse en la producción que fue lanzada este miércoles y que representa un video diferente, con la ambición de destacarse entre las decenas de canciones que salen al mercado todas las semanas.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.