Austin-Texas.- Los jóvenes de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura (Paraguay) vivieron con emoción en el festival South By Southwest (SXSW) el estreno de la película “Landfill Harmonic”, centrada en su historia y en la de su humilde barrio.

Estos chicos de Cateura, en Asunción, fundaron la orquesta hace casi una década, utilizando materiales de desecho para construir instrumentos musicales.

Seis de ellos, los protagonistas de la película, viajaron junto a Favio Chávez, el director de la agrupación, a uno de los festivales más importantes de la industria cultural de EE.UU. para asistir al estreno mundial de su película, que fue un éxito.

“Fue algo en parte emocionante, pero también un poco melancólico por las cosas que nos pasaron.

Román se mostró además gratamente sorprendido con la puesta en escena del SXSW: “Yo no tenía ni idea de que había tanta gente, creía que iba a ser solo el estreno pero no me imaginaba que iba a haber tantos conciertos y películas”.

La película se estrenó este miércoles y después de la proyección los chicos salieron al escenario con sus instrumentos reciclados y tocaron el “Canon”, de Johann Pachelbel, con lo que conquistaron al público tejano. Un ritual que repitieron ayer y hoy.

“A la gente le encantó, nos aplaudieron, se sacaron fotos con nosotros, lloraron, nos abrazaron”.

En estos 10 años, la orquesta ha recorrido Sudamérica y países como Estados Unidos, Noruega,Holanda y Japón,  han tocado con la banda Metallica.

“Todo lo que hemos vivido ha sido tan vertiginoso que a veces no nos dio el tiempo a ser conscientes”.

“Fue como mirarnos al espejo varios años”, añadió el director, que llegó a Cateura en 2006 para implementar un proyecto de reciclaje y terminó usando su pasión por la música como herramienta para apartar a los hijos de los recicladores de basura de la vida dentro del vertedero que colinda con la barriada.

Además, todos coincidieron en destacar que el documental, dirigido por Brad Allgood y Graham Townsley, recoge con mucho respeto la vida de la comunidad y de los muchachos, “que es muy dura”, puntualizó Chávez.

Ahora son un orgullo para sus padres y también un ejemplo para los más pequeños, que quieren formar parte de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura.

“Con la orquesta el concepto que se tiene de la comunidad cambió: antes era basura hoy es la música y la superación”, confesó el director, al explicar que parte de los recursos de la agrupación se han invertido en casas para el barrio y en la construcción de un centro comunitario.

El año pasado, sin ir más lejos, los chicos pudieron ayudar a algunas de las familias afectadas por las graves inundaciones que sufrió Paraguay.

La barriada de Cateura está enclavada entre el río Paraguay, que bordea la ciudad de Asunción, y el gigantesco vertedero municipal, principal sustento de los vecinos de la zona.

Entre los montones de basura y el estruendo de las máquinas que la empujan aparece la fila de casas de materiales precarios que forma el vecindario.

Después de recorrer medio mundo triunfando con la orquesta de instrumentos reciclados, los chicos sueñan ahora en convertirse en músicos profesionales.

“Mi sueño es ser una gran violinista, ser una gran músico, ser profesora de violín de mi comunidad y enseñar a todos los chicos para que también puedan cumplir sus sueños y poder viajar.

La próxima parada es Oslo, donde viajarán a finales de mes para actuar y presentar la nueva película de la que tan orgullosos están.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí