Los Ángeles CA.- El cineasta Kevin Macdonald presenta la película, “Black Sea”, protogonizado por Jude Law una trama que encontró inspiración en accidente del submarino nuclear ruso Kursk en 2000 y que se estrenará mañana.

“Black Sea” se aleja de los hechos reales para narrar la misión imposible de un grupo de marineros británicos y rusos desahuciados por la sociedad que se juegan su vida por rescatar del fondo del mar Negro el oro que transportaba un submarino nazi extraviado en la Segunda Guerra Mundial.

El resentimiento, la venganza, la desesperación, la ambición y la traición terminarán por envenenar un viaje que Macdonald aprovechó para exponer miserias que afectan al “presente clima social”.

“Hay un argumento político de fondo en el filme”, comentó el realizador, que se ha hecho un nombre en la industria gracias a sus trabajos documentales como la odisea de alta montaña “Touching the Void” (2003).

Macdonald fue también el encargado de llevar a la pantalla “The Last King of Scotland” sobre el dictador Idi Amin y el episodio histórico de la desaparición de la novena legión romana (“The Eagle”).

Jude Law  protagoniza la película, en la que interpreta a un piloto de submarino cuya familia le ha dado la espalda y que ha entregado su vida a una compañía que termina por ponerle en la calle.

“Creo que es interesante el diálogo que plantea la película”, afirmó el cineasta, que invitó a los espectadores a hacer su propia lectura de cuál de las dos posiciones termina llevándose el gato al agua al final del filme.

Historia

Rebeldes chechenos ha anunciado que el hundimiento del submarino nuclear ruso ‘Kursk’ se debió al sabotaje suicida de un militante musulmán de Daguestán. El suicida pertenecía a los submarinistas que tuvo entre sus miembros a Magomed Gadzhiyev, ilustre marino que obtuvo el título de Héroe de la Unión Soviética por sus hazañas en la II Guerra Mundial.

Los extremistas islámicos no facilita el nombre del militante pero explica que Magomed Gazhiyev tuvo varios hermanos también relacionados directamente con la Marina de la URSS, que vivían en la zona de Severomorsk, base en la actualidad de la Flota Rusa del Norte.

De acuerdo con la lista de los 118 tripulantes del ‘Kursk’ dijo que en el primer compartimento, sección de torpedos, figuraba el nombre de M.I Gadzhiyev como personal de servicio bajo contrato. La destrucción del submarino ruso fue resultado de una explosión organizada por un kamikaze musulmán.

El Majlis Supremo Militar de los muyahidín de la república de Ichkeria divulgó a última hora de la noche del 19 de agosto la sensacional declaración.

De acuerdo con la nota del Majlis, el marinero daguestaní se puso en junio pasado en contacto con el mando de los muyahidín a través de un amigo, también daguestaní, agrega.

Por medio de ese contacto, esta persona «transmitió su deseo de ayudar a los musulmanes de Chechenia y Daguestán en su lucha contra el imperio ruso.

Según el relato de los rebeldes chechenos, el marino informó de que tenía acceso a equipos navales super-secretos y de que, con un poco de suerte, podía hundirlo.

Especialmente, subrayó que estaba dispuesto a morir por Alá para ayudar a sus hermanos islámicos que luchan en solitario contra el enemigo.

El suicida insistió en que no divulgaran su nombre porque explicó que lo quería hacer exclusivamente por Alá y no por la gloria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí