Patricia Gil

Boimorto (La Coruña), 1 (EFE).- Hasta el municipio coruñés de Boimorto se han desplazado durante este fin de semana más de una veintena de estrellas que brillaron con luz propia en el Festival de la Luz que hoy cuelga su cartel de “cerrado” hasta el próximo año.

La anfitriona de este particular evento, la cantante gallega Luz Casal, ha confesado en una conversación con Efe que este “no es un festival para mí, porque sin duda es un festival para la gente”.

“Yo no quiero que la gente piense que yo voy a estar todos los años”, ha destacado posteriormente Casal tras subirse al escenario para actuar junto a su compañero y amigo Kiko Veneno e interpretar con energía, diversión y alegría el conocido tema ‘Volando voy, volando vengo’.

La polifacética artista, que sorprendió con este dueto improvisado, ha confesado el motivo: “Si Kiko me pide que salga… bueno, salgo ahí liándome la manta a la cabeza”.

El recinto, un espacio eminentemente rural que apenas sobrepasa los 2.000 habitantes, ha sido visitado este sábado y domingo por 8.000 personas en total que se movilizaron para disfrutar, en un paraje singular salpicado por frondosos valles y bañado por ríos, de más de una veintena de nombres propios.

Intérpretes, todos ellos, que han iluminado el escenario y que han aceptado ser parte de esta convocatoria solidaria que celebra este año su tercera edición.

Ha sido amplio el abanico de artistas con estilos musicales muy distintos y de nombres reconocidos que bregaron contra la climatología para poder poner el pie encima del palco y encandilar a pequeños y mayores.

Casal ha reconocido que esa incomodidad de la lluvia es previsible, y que hacer un festival en esta zona de Galicia en una época como septiembre acarrea unas complicaciones que la gente conoce y “admite”.

La cita es en la aldea de Orros, el lugar de nacimiento de esta cantante, oriunda de una tierra situada en el triángulo de las Bermudas gallego, ya que confluye entre Santiago, La Coruña y Lugo.

“Yo he visto en varias ocasiones conciertos bajo la lluvia que han resultado, en muchos casos, de lo mejor que he presenciado”, ha recordado Luz, para quien vivir la naturaleza con las inclemencias del tiempo es otra manera de disfrutar de la esencia de Boimorto.

El Festival de la Luz, comprometido con el medio rural, podría definirse como una experiencia original para disfrutar de la gastronomía y de actividades para toda la familia, donde pequeños y mayores gozan juntos.

María y Aurora lo cuentan en una conversación con Efe. Son madre e hija y acuden al festival desde su primera celebración para compartir sus ganas de bailar y el gusto “por la buena música”.

Los abuelos también se han acercado hasta Boimorto para vivir, en familia, un fin de semana lúdico y diferente.

Más de 1.500 niños se han acercado también durante este fin de semana al festival para participar de un cartel compuesto por proyecciones cinematográficas, talleres, magos…

Entre las caras conocidas, personalidades como el humorista Carlos Blanco, la cantante Uxía o el actor Rubén Riós son algunos de los que se han dejado ver durante esta edición.

Maizales improvisados convertidos en escenarios, campos que funcionan como aparcamientos y zonas de acampada, y áreas habilitadas para personas con algún tipo de diversidad funcional…

Se ha cuidado hasta el último detalle con el fin de que un público multidisciplinar visionase desde un grupo de hard rock a uno de folk, ya que la única constante es que la gente se lo pase bien.

Para ello, existen múltiples maneras de realizarlo, al igual que infinitos estilos que se dan cita en un evento que cautiva a propios y a extraños y que ya tiene la vista puesta en la próxima edición. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí