La Habana.- “Meñique”, la fábula aventurera de un diminuto joven que aspira al amor de una princesa, se estrenó  en Cuba, en el Día de los Niños, como el primer largometraje animado cubano en 3-D que se realiza en la isla.

“Es una película diferente desde el punto de vista estético y de la propia historia, una versión de Pulgarcito”.

Padrón, quien también escribió el guión y asumió el diseño de los personajes animados, explica que esta cinta es “una gran mezcla” y una versión libre en la que pueden encontrarse personajes literarios.

El proyecto de “Meñique” comenzó a forjarse en 2008 y en el largo proceso intervino un numeroso equipo de 200 dibujantes, programadores y artistas, de ellos 34 españoles, con el encargo de recrear las imágenes animadas en tercera dimensión (3D), todo un reto tecnológico para Cuba.

En el empeño participaron el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), la Universidad de Ciencias Informáticas de la isla.

Para ello contaron con un presupuesto de producción de 3,7 millones de dólares., cifra que según Padrón “es muy barata” en comparación con el coste de otras películas de este tipo a nivel internacional.

“Meñique” es una versión libre del clásico cuento “Pulgarcito”, del francés Edouard Laboulaye, adaptado por el prócer independentista cubano José Martí (1853-1895) para el primer número de su revista infantil “La Edad de Oro”, que se ha convertido en un libro de narraciones infantiles para varias generaciones de cubanos.

El filme narra las aventuras del pequeño “Meñique” que quiere sacar a su familia de la pobreza y para ello se traslada a la ciudad junto a dos hermanos; allí conoce que el rey ha prometido otorgar el título de marqués y dar a su hija en matrimonio, a quien logre librarlo de una terrible maldición de la bruja Barusa.

El joven actor cubano Liéter Ledesma presta su voz al protagonista, Yoraisy Gómez se la da a la princesa, y otros actores consagrados en la isla como Carlos Ruiz de la Tejera, Corina Mestre, Aramís Delgado, Enrique Molina y Osvaldo Doimeadiós dramatizaron a otros personajes.

Ruiz de la Tejera, quien interpretó al hijo de la malvada bruja, dijo que se grabaron las voces de los actores como si fuera una obra de teatro, en la que “la cubanía está muy marcada”.

“Este tipo de filmes lleva un trabajo de preparación artística muy grande, incluso quería comprobar si el público lo iba a aceptar y realizamos un boceto con pequeñas animaciones y las voces de los actores, lo presentamos a niños de varias edades y el resultado fue una experiencia increíble”.

Ficción Producciones Films colaboró en el proceso final de “Meñique” que incluyó los sets de luces, la composición de la película, los efectos especiales en 3D, el montaje final, lograr el sonido 5.1.

Durante 80 minutos de proyección, la música tiene un rol esencial en el filme, al que contribuyeron el cantautor Silvio Rodríguez, con cuatro canciones originales, mientras que su compatriota Edesio Alejandro logró una ajustada banda sonora, que mezcla ritmos cubanos.

Niños acompañados de sus familiares abarrotaron el cine “Charles Chaplin” de La Habana para asistir al estreno y durante la proyección dejaron escuchar sus expresiones de asombro, en momentos de suspenso, y risas ante las pinceladas de humor de los personajes.

Uno de esos pequeños, Frank Alejandro, resaltó “la astucia” de “Meñique”, y que de él aprendió que “el saber vale más que la fuerza”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí