Irán está diseñando un sistema defensivo similar al ruso S-300, ha dado a conocer el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, Alaedin Boruyerdi.

“El Ministerio de Defensa iraní se abocó a nacionalizar el sistema de misiles antiaéreos, luego de que Rusia se abstuviera de entregar al país los S-300”, ha manifestado el parlamentario persa al asegurar que Irán ha alcanzado la autosuficiencia total en la industria misilística.

La parte rusa, en virtud de un contrato rubricado en 2007, suministrará a Teherán al menos 5 baterías de sistemas de defensa de misiles tierra-aire S-300, sin embargo, en 2010 la Administración del entonces presidente ruso, Dmitri Medvédev, se negó a cumplir con el pacto.

Lo hizo bajo el argumento de que el suministro del cargamento se consideraría una violación contra la cuarta ronda de sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) contra el país persa por su programa de energía nuclear.

Últimamente, fuentes cercanas al mandatario ruso, Vladímir Putin, informaron que Moscú tiene planeado proveer los sistemas modificados a Irán, con la condición de que Teherán retire su demanda contra Rusia ante la Corte de Arbitraje Internacional de Ginebra, debido a la cual exige 4 mil millones de dólares por la cancelación del contrato.

Según la fuente, Rusia tiene la intención de proponer a Irán 5 sistemas móviles S-300VM “Antey-2500”, una variante modificada para la exportación del sistema S-300V.

En los últimos años, Irán ha obtenido grandes logros en el sector de Defensa y ha alcanzado la autosuficiencia en la producción de equipos y sistemas militares esenciales. Sin embargo, la doctrina defensiva de Irán se basa en la disuasión y no representa amenaza alguna para otros países.

También te podría interesar:   Eric Trump testifica ante la Fiscalía por una investigación sobre fraude

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.