OSLO.-El primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, reveló que hizo un parón en sus funciones al frente del país nórdico el pasado mes de junio para pasar un día de incógnito conduciendo un taxi por las calles de Oslo.
Stoltenberg explicó que tomó esa decisión porque quería oir las opiniones de los votantes noruegos antes de las elecciones de septiembre y que los taxis son uno de los pocos lugares en los que la gente habla abiertamente sobre su visión política.
Para llevar a cabo esa misión de incógnito, el primer ministro se puso gafas de sol y un uniforme. Sin embargo, algunos pasajeros le reconocieron.
Las conversaciones con los pasajeros fueron grabadas en video para un posible uso en la campaña electoral.

También te podría interesar:   Italia estudia cambiar los horarios de los colegios para no coincidir con los laborales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.