SANTO DOMINGO. La tierra dominicana recibió ayer en su seno, 70 años después de que llegara al mundo, el cuerpo de Freddy Beras Goico. Sus restos fueron sepultados ayer en el cementerio Puerta del Cielo.

El principal protagonista de su despedida en el Palacio de Bellas Artes, el sábado, fue el pueblo llano, quien se mantuvo, incluso bajo agua, en una fila continua para despedir al amigo que hizo de su voluntad por ayudar a los necesitados, una profesión de fe.

El presidente Leonel Fernández, su esposa Margarita Cedeño de Fernández, artistas, gente de pueblo, enfermos que ayudó a curar, así como familias en deuda con las acciones de Freddy, y también políticos, desafiaron la lluvia para estar ahí.

Su esposa Pilar Mejía viuda Beras Goico, Charytín Goico, Frank Rainieri, Aura Celeste Fernández de Moreno, Guillermo Moreno, Julio Sabala, Alberto Zayas, Milcíades Tavárez, (amigo de Freddy), Alicia Baroni, Fausto Cepeda, Rafael Alduey, Isidro Gutiérrez, Ercilio Veloz Burgos, Felipe Polanco, Leonel Fernández, Víctor Víctor, Tommy García, Papito Moreta Damirón, entre otros, externaron su parecer sobre la vida y obra de Beras Goico.

Su viuda Pilar Mejía reiteró que lo van a recordar con alegría, como había pedido. “Lo vamos a recordar con mucha alegría y queremos seguir todo lo que el nos legó; seguir haciendo la obra social a través de la Fundación El Gordo de la Semana”.

La versátil artista Charytín Goico, su prima, vino desde Miami junto a su familia. “Fue como un hermano para mí. Siempre me dio la mano para que yo trabajara… familiarmente era mi sangre. Aunque vivo fuera, cada vez que se producía un desastre en mi país, decía que él estaba aquí y eso me daba paz. Ahora (las lágrimas ahogaron sus palabras)… como que el país se quedó desamparado, me da dolor por mi pueblo”.

El empresario Frank Raineiri, de quien Freddy siempre dijo fue como su hermano y con el que compartió más de cerca los últimos años de su vida en Punta Cana, expuso que el pueblo dominicano está consciente de quien fue su compadre. “El pueblo está aquí presente porque conocía perfectamente lo que fue él. Como compadre, como amigo, fue un hombre que hizo mis amigos sus amigos y me permitió ser amigo de sus amigos. Un hombre que nunca tuvo un miramiento para darte un apoyo. Fue el amigo capaz de decirte las cosas como eran, con sinceridad. Nunca esperó nada de nadie”.

Mientras, el presidente Leonel Fernández -quien junto a la primera Dama Margarita Cedeño de Fernández, montó una guardia de honor ante del féretro-, lo calificó como una gloria nacional del arte y la cultura, que trajo al mundo un don que supo cultivar con el tiempo a base de un trabajo sostenido y que “pudo demostrar la fuerza y la potencia del humor y la risa para desactivar conflictos”.

“Cada vez que había que corregir un entuerto, una injusticia, ahí estaba Freddy”, aseveró el Presidente de la República, ante miles de personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí